¿Legislatura perdida?

SEBASTIÁN MURIEL GOMAR


Los recientes resultados de la encuesta del CIS confirman, por ahora, la desaparición del bipartidismo, un bajón importante del PP, cierto estancamiento del PSOE, subidón de Ciudadanos y ligero descenso de Podemos. De alguna manera se acentúa la tendencia iniciada en el 2016 y en primer plano aparecen cuatro partidos en lugar de “los dos de siempre”. Prácticamente todos entendemos que esto es una encuesta (foto fija de un momento concreto) y que el ascenso de Ciudadanos lo explica su postura ante el problema catalán y su nulo desgaste por no haber gobernado todavía. De todas formas, si analizamos la evolución del voto más conservador en los últimos años, todo parece indicar que C’s está engordando a costa de votantes del PP y posiblemente algo del PSOE.

Tras la aparición de los nuevos partidos en el Congreso en el 2015 y 2016 pensé que por fin los partidos españoles tendrían que sentarse a dialogar para consensuar los temas que más afectan a la ciudadanía: la voluntad popular era clara y ningún partido – en dos ocasiones – obtuvo la mayoría absoluta. Pues por ahora nada de nada. En el recuerdo me queda la abstención del PSOE y el apoyo de C´s para sacar al país de aquel atolladero que fue la repetición de elecciones: 20/12/2015 y 26/06/2016.

La verdad es que Rajoy “aguanta más que la sábana de abajo” y que la derecha parece estar teniendo una actitud algo más flexible que la izquierda. La derecha pacta mientras la izquierda disputa, dijeron ayer en la radio. Entiendo que a nuestra izquierda le sobra dogmatismo y eso la conduce directamente a no gobernar y a la fragmentación. Prueba de esto es que cuando se unieron sellaron gobiernos en la Comunidad Valenciana, en el Ayuntamiento de Madrid y en el de Barcelona. Unir izquierda y derecha para algo, estilo alemán, hoy en España es delirar.

Volviendo al Gobierno de la nación, tengo la sensación de una legislatura bastante perdida a pesar de sólo haber transcurrido año y medio de la misma. Es cierto que Cataluña ha sido una inmensa “brocha de tapar” que ha recordado aquello de que “una buena capa todo lo tapa” y también parece confirmarse – por desgracia- que nuestros principales políticos carecen de una mínima capacidad de consenso porque. ¡¡¡No han acordado nada!!!: Estamos funcionando con los presupuestos prorrogados del 2017 hasta que puedan aprobarse los de 2018…. Es evidente que son presupuestos desactualizados... la cuestión de la financiación autonómica queda pendiente hasta Dios sabe cuándo, ... el asunto de las pensiones se reduce a la bronca del 0’25 % de subida y a un informe de la OCDE que aconseja hacerse un plan privado de pensiones y minijobs para jubilados al objeto de “apoyar” la mensualidad que se reciba de la pública… para reformar algo de la Constitución nunca parece ser el momento adecuado, … sobre Cataluña no hay ninguna propuesta conocida sobre la mesa… y nada por supuesto de delimitar con claridad las competencias del Estado – Gobierno Central – y de las Autonomías.

Afortunadamente el pasado mes de septiembre se aprobó el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, ratificado luego por autonomías y ayuntamientos, pero Unidos Podemos se abstuvo por considerar lo presupuestado insuficiente. Al parecer se han comprometido 1.000 millones de euros en cinco años. Se ha repescado la propuesta de trasladar el modelo de formación de los médicos a la profesión docente pero al tema parece que le falta debate y consenso. También le falta tiempo a pesar de que la idea salió en un documento de FAES en 2009 elaborado por Francisco López Rupérez, expresidente del Consejo Escolar de Estado. Ahora el Ministerio de Sanidad se alía con la industria para reducir el contenido de azúcar, sal y grasas saturadas en más de 3.500 productos (alimentos y bebidas).

Quitando el tema de la violencia de género, echo de menos acuerdos de calado social que afecten y beneficien a todos los españoles, a todo el territorio nacional – quizás la homologación de sueldos entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con las Policías Autonómicas sea un buen botón de muestra….Esperemos que la siguiente nivelación de sueldos sea para docentes y sanitarios. Los partidos tienen que hacer de la necesidad virtud y tienen que aprender a aceptar propuestas de sus adversarios políticos porque las circunstancias obligan a ponerse de acuerdo para que el país siga adelante. Lo importante es la idea y la voluntad política que se ponga, no de quién venga esa idea. Creo que somos muchos los que estamos cansados de miseria política, de que algunos miren más por su partido que por su país,…ya sabemos que saben discutir pero tienen que demostrarnos con hechos que saben acordar, que saben escuchar….es que para eso están ahí, para solventar dificultades y encontrar soluciones. Ceder es muestra de fortaleza, de respeto y de querer trabajar por el bien común. Por sus obras los conoceréis… Obras son amores… Pues eso.


No hay comentarios :

Publicar un comentario