Fabián Dorado y su pasión por el mundo del tenis

EMILIO GÓMEZ
(Periodista)


El mundo del tenis pozoalbense está de luto. Fabián Dorado ha fallecido a los 69 años de edad. Fue Fabián un gran empresario y un enamorado del tenis. En 1992 se celebró el primer torneo de tenis-hace ya de eso 26 años-. Llevaba el nombre la firma comercial suya, Perfil y Panel. Los directivos de aquella época formaron una gran familia entorno al mundo del tenis. Era la época de triunfos de Boris Becker, Sampras, Agassi, los Sánchez Vicario, Carlos Moya o Sergi Bruguera. No se veía tanto tenis en televisión como ahora aunque la TVE 2 daba partidos en directo.

Fabián Dorado empezó a atraparse por el mundo de la raqueta. Soñaba con algo grande, que más tarde conseguiría. El torneo anual fue aumentando en premios y nivel. Poco a poco se fue convirtiendo en algo imparable. La gente practicaba este deporte y también iba a ver los partidos de tenis en un torneo veraniego que cada vez era más atractivo. La gente joven se enganchó. El Polideportivo Municipal era un lugar muy confortable y paradisíaco para las noches de verano. El torneo no tenía techo. Se superaba edición tras edición. Se formó un equipo fabuloso. Fabián era la cabeza pensante del grupo. Una persona que sabía moverse en todos los terrenos. Tenía una inteligencia callada y silenciosa. Capaz de cerrar en despachos e instituciones grandes acuerdos y capaz de traer a los mejores tenistas apuntándolos en una libretita pequeña que llevaba con él. Así fueron viniendo tenistas de todo el mundo. Lo adornó con mucho glamour y se rodeó de gente que le escuchaba. El Open se convirtió en una pasión arrolladora para él. 



Pozoblanco se vestía de gala en una semana entera de tenis con partidos a todas horas. Una fiesta de dimensiones mundiales. Los Internacionales de Andalucía en Pista Rápida era uno de nuestros mejores embajadores. Fue quizás más apreciado el evento fuera que dentro. Y un día desapareció del calendario. A pesar de la ausencia del torneo, nadie olvida aquellas noches del Polideportivo con Fabián transitando por las pistas. Iba de sitio en sitio. Intentando que todo saliese bien. Él vio crecer un torneo que logró en 1999 la categoría de Challenger ATP. Llegó a ser el torneo más importante de Andalucía y uno de los mejores de España.

Dorado vivió como nadie el tenis. Quiso que su pueblo fuera un referente internacional. Soñó con lo máximo y lo consiguió. Fue el motor de la locura del tenis en Pozoblanco. Quizás nunca demostró esa alegría exterior por lo conseguido. Por dentro disfrutaba-como nadie-de los éxitos. Su huella pervivirá siempre. Será difícil que se logre un evento de esas dimensiones en Pozoblanco. Su secreto fue el trabajo, la constancia, la inteligencia y la pasión que le movía. Tenía el don de lograr cosas y el de transmitir dentro de la gente. Con sus palabras te invitaba a soñar, trabajar por el tenis, colaborar, arriesgar. Te metía dentro del grupo. Era bonita esa familia del tenis con conductores, azafatas, recogepelotas, líneas, prensa, secretarias o colaboradores.

Fabián dio lo mejor que tenía por el tenis de Pozoblanco. No lo olvidaremos y estará con nosotros mediante el recuerdo. Parece que lo estoy viendo en el Polideportivo, entrando y saliendo de la pista con la satisfacción del deber cumplido. Descanse en paz, Fabián Dorado. Un grande del tenis y de la vida. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario