La magia de la música, sus letras y esos cantautores que nos enamoraron

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)


Quién no cantó alguna vez el Insurrección del Último de la Fila pensando en alguien que le dejó las alas rotas o el “De alguna manera tendré que olvidarte” de Aute. Pero la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido cantaba Sabina. lmparable. Nadie ha podido parar el tiempo ni tan siquiera la vida. Y entre historias verdaderas y falsas, pájaros de barro, amores y desengaños nos fue robando la vida el mes de abril. Sabina lo sabía pero nunca quiso desvelarlo. Se quedó en esos juegos de manos a la sombra de un cine de verano.

La vida no es tan maravillosa o sí, porque como decía Serrat de vez en cuando la vida toma con nosotros un café y está tan bonita que da gusto verla. Y así fuimos cruzando el río como nos cantaba Tam Tam Go. El río de la infancia, el de la adolescencia y hasta el de la madurez.

Cayeron tantas tardes, salieron tantos amaneceres y no nos dimos cuenta que se nos escapaba el sueño que era el que estábamos viviendo. Nos perdimos en conseguir cosas, deseos y amores imposibles que escriben en canciones el trazo de una estrella como susurraba Ismael Serrano. Menos mal que entre copa y copa bailamos el Slowly de Aute. A ver quién nos quita lo ‘bailao’.

Aute.


Y es que Calamaro nos recordaba que dicen que hay un mundo de tentaciones pero también de caramelos con forma de corazones. ¡Ay!, la música. Nos llevó al sitio de nuestro recreo con Antonio Vega y su sol, espiga y deseo. Y ya no vimos más la chica de ayer de aquellos días cualquiera donde no sabíamos qué hora era. Y cayó la noche y el mundo se fue a dormir siendo cómplice de los sueños infantiles de los seres que creamos.

Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido haciendo buenas la letra de Duncan Dhu: “En algun lugar de un gran país, olvidaron construir un hogar donde no queme el sol y al nacer no haya que morir…”. Esa letra resume el país que buscamos y no encontramos.

La música escribía nuestras vidas con aquellos cantautores y grupos de entonces…. Ya no nos quedan ni músicos que hablen de lo que somos o de lo que fuimos. 

Joaquín Sabina. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario