La industria textil de Los Pedroches

ARTURO LUNA BRICEÑO


La creencia popular de que la principal industria de Los Pedroches en los siglos XVII y XVIII fue la textil, no es del todo cierta. Fue una industria heredada de los artesanos que abandonaron la Villa de Chillón en el siglo XVI y se establecieron en los Realengos de Córdoba. La huida de este gremio, según los mentideros, fue provocada por la Inquisición de la Villa de Chillón que los acuso de ser de ascendencia judía. Quizás tuviera algo que ver, pero lo cierto es que estas emigraciones comenzaron a finales del siglo XVI.

En 1595 y 1598 se hicieron “Las Relaciones de los pueblos de España ordenadas por Felipe II”. La primera encuesta de 1595 tenía un interrogatorio de 57 preguntas y la segunda, 1598, era de 45 preguntas.


Libro de las relaciones de los pueblos de Felipe II.


En Chillón, Villa del Marques de Comares, a pocos kilómetros de Almadén, Las Relaciones se hicieron en 1598 y a la pregunta 35, “Que modo de vivir y que granjería tiene la gente de dicho pueblo, y las cosas que allí se hacen o labran mejor que en otras partes”.

Y contestaron: “Al treinta y cinco capitulo decimos que el modo de vivir de las gentes de este pueblo y la granjería que en él tiene es que unos labran la lana merina y hacen paños veinte cuatreños (bayetas) y otros tienen oficios de labradores y algunas granjerías de viñas de que hay buena cantidad en el término de ella y otros tienen huertas y crías de ganados cabríos y lanares y vacunos y otros oficios ordinarios como son tenderos, sastres y zapateros y tintoreros”.

Antes, en la 2ª pregunta declararon: “Que este pueblo tiene al pie de 800 vecinos poco más o menos… y antes de ahora ha tenido algunos más vecinos que al presente y esto es porque de antes el obraje y trato de paños, que era la cosa más principal de que la gente vivía ha venido en quiebra y por esta causa no está tan llenada de gente como solía”.


Esquema de un telar de bayetas, esta numerado en sus piezas y se hizo para poder hacer replicas de los telares que hacían estos tejidos de acuerdo a las Ordenanzas de 1511 dadas por Doña Juana de Castilla, conocida como La Loca.


La quiebra de los pañeros de Chillón la provocó el traslado de los lavaderos de lana merina de la Mesta, que los llevaron a Puertollano, lugar mucho más accesible desde el Valle de Alcudia, que era el lugar donde se realizaba al esquileo y el control sobre estas lanas, de gran calidad, hacía: “El Arte Mayor de la lana”, uno de los cinco gremios denominados como Artes Mayores y que monopolizó el comercio de la lana merina en Europa. Su sede estaba en la Ciudad de Florencia.


Telar ancho de Pozoblanco, existían dos tipos de telar: el ancho que tejía bayetas y el angosto que se dedicaba a piezas de menor calidad. Existían más de los angostos que de los anchos.


Los tejedores de paños de Chillón emigraron, principalmente, al lugar conocido como “La Campana de Los Pedroches” que estaba formada por las Siete Villas de los Pedroches, que por orden de antigüedad eran: Villapedroche, Torremilano, Torrecampo, Pozoblanco, Villanueva de Córdoba, Alcaracejos y Añora. Las siete Villas de los Pedroches tenían un término común: La Real Dehesa de la Jara que compartían con la Ciudad de Córdoba. Dehesa que adquirieron en propiedad a lo largo de los años que van desde 1629 a 1648. En estas tierras existían muchos rebaños, propiedad de algunos vecinos, de ganado entrefino. Una variedad de menos calidad que la merina y que era reviriega, es decir estantes, no trashumaban y su lana estaba en venta libre. Gracias a ello a lo largo del Siglo XVII se fueron estableciendo los pañeros de Chillón en las Siete Villas de los Pedroches.


Merinas tras humantes cruzando un puente.


La Dehesa de la Jara se compró con escritura a nombre de sus vecinos. El número de ellos que aportó cada villa en 1629 fue: Pedroche, 430; Torremilano, 888; Torrecampo, 477; Pozoblanco, 1.084; Villanueva de Córdoba, 817; Alcaracejos, 309; y Añora 300. Estas eran las acciones y los votos ponderados que marcaban el poder que cada Villa tenía a la hora de administrar el término común de las siete o repartir los beneficios. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario