La culpa siempre es de los demás

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)


Me hace mucha gracia escuchar a algunos echarle la culpa de lo que pasa del mundo a los demás. Sin embargo, no mueven un dedo para que la realidad cambie. Si lo hacen es solo para que se les escuche. Crece la cantidad de niños desnutridos en el mundo. ¿De quién es culpa? Sin duda de la sociedad que, entre unos y otros, nos han creado y nos hemos creado. Pero nosotros siempre somos ese resto del pueblo que ha amparado a los malvados que han destruido todo (empleo, bienestar y trabajo). No es cuestión solo de ellos, de esos pocos, pues entre todos hemos destruido lo que teníamos. Pasamos de una vida en reserva a otra de derroche. Pasamos de vivir en comunidad a hacerlo de manera individual. Buscamos el bienestar propio (cada uno el suyo) y olvidamos el de los demás. Y no sumamos.

Una sociedad que olvida su pasado en vez de escucharlo y analizarlo. Una sociedad que acepta el futuro en vez de labrarlo. Decía Galeano “es la escuela del mundo al revés, el plomo aprende a flotar y el corcho a hundirse. Un mundo donde las víboras aprenden a volar y las nubes a arrastrarse por los caminos”. Se confunden muchos términos. Hay muchos lobos con piel de cordero.

Todo ha cambiado. Hay mucho teatro en esta sociedad. Es la escenificación de una vida que no es real. Aparentar una cosa sin dejar de ser egoísta por dentro. Ser más humano no es pertenecer a este partido u otro. Ser más humano no es estar metido en esta asociación o colectivo. Ser más humano es ser más verdadero. ¿Dónde está la verdad? Nadie cree a nadie. No se da la cara como antes se hacía. Y es que cuando uno se esconde es porque no ha actuado con honestidad. Hay mucho silencio cobarde. Es lo que tenemos. Lo que nos tocó vivir o lo que nos buscamos porque todos hemos aceptado la pobreza, la desigualdad, la injusticia, la impaciencia y la mentira.


No hay comentarios :

Publicar un comentario