En los últimos 24 meses hemos perdido 1142 habitantes

EMILIO GÓMEZ
(Periodista)


Existe una comarca alejada y cada vez más solitaria que sigue esperando su momento. Es la nuestra. El abandono al que estamos sometidos nos ha hecho más atractivos pero, a la vez, más conformistas. Tenemos un cielo limpio, atardeceres maravillosos y una dehesa única-casi virgen-. A pesar de todo ello, el sueño y el tiempo se abrazan y se duelen por caminos despoblados. No nos han descubierto. Siguen sin hacerlo pero nosotros tampoco.

El campo se fue mecanizando. Se ahorraron horas y también trabajadores que se fueron al pueblo o la ciudad en busca de algo. Las calles de tierra se asfaltaron. Se levantaron sus aceras, una y otra vez, para dar trabajo y buscando votos. Pero las comunicaciones siguieron siendo malas. Es cierto que tenemos el AVE pero la comunicación para el sector servicios por carretera sigue siendo deficiente. La autovía Cordoba-Toledo fue una oportunidad perdida.

Y los jóvenes se marcharon. Muchos para no volver. Nuestros pueblos tienen cada vez menos vida. Podemos echarle la culpa a los fenómenos externos pero también somos culpables. Y mucho. Los jóvenes vitalistas de otro tiempo han ido cumpliendo años sin ver ese crecimiento esperado.

Hemos sido muy consentidores políticamente con todas las instituciones. Incluso con las nuestras. ¡Cuánto egoísmo consentido de políticos y de los que se acercan a ellos! ¡Qué poca especialización en los cargos pues ni titulaciones se han pedido para ejercer lo importante! Y el resultado no está siendo bueno. Me decía el otro día un amigo que algunos llevan décadas dirigiendo nuestra zona de una manera u otra. Hay quien trabaja y otros los que recaudan. Pero hemos consentido tanto que ya es tarde para levantarse. Jóvenes que se fueron en busca de otro ambiente y los que se quedaron a aguantar lo que les echen.



De verdad que deberíamos mirarnos todos. Hemos perdido 513 habitantes en el último año en Los Pedroches y 1149 habitantes en los dos últimos años. En realidad, la despoblación ha sido más grande que lo reflejado en el Instituto Nacional de Estadística pues muchos estudiantes están empadronados aquí y residiendo fuera. Con esta media en 20 años estaremos solo la mitad de habitantes. Y en 40 años… Tremendo y mucho más pensando que la población está muy envejecida. ¿Qué se puede hacer? Mirar por la comarca. Nos tenemos que dejar de partidos, de colores y de órdenes de Córdoba, Sevilla o Madrid. Unirnos y mirar por el territorio que nos dejaron nuestros antepasados. Hay cada vez más división política. Tenemos que dejarnos de copiar lo de fuera y ,por supuesto, no olvidar lo nuestro. Hubo, no hace tanto, una economía en la que todo era intercambio. Unos se compraban a otros (lechero, carpintero, herrero, comerciante). La gente miraba por el de al lado. Ahora miramos por nosotros. Y no nos importa nada más. Ni el futuro ni el pasado. Lo peor es que nos hemos dejado 1149 habitantes en 24 meses. Una media de casi 48 habitantes menos por mes. ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué podemos hacer?

Para que la gente se quede hay que crear una industria más tecnológica, aprovechar mejor el turismo rural, mejorar las infraestructuras, explotar mejor nuestras materias primas, que la comarca tenga una conexión interna verdadera y eliminar los clientelismos que existen en nuestros pueblos con el dinero público.

Se gastan dineros en cosas absurdas. ¿Por qué no favorece la creación de empleo, el apoyo real al emprendedor, la natalidad y el desarrollo económico? ¿Por qué seguimos comprando fuera lo que tenemos dentro? ¿Por qué un pueblo actúa ante el otro por su signo político y no por las muchas cosas importantes que les une? ¿Por qué no vamos unidos? Nos estamos quedando sin jóvenes y seguimos como si nada pasara. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario