Llegan a Pozoblanco las felicitaciones navideñas de 'Hoy me acordé de ti'

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


Isabel Amo no olvida aquel día en 2015 en el que los médicos le dijeron que su hijo Carlos, con tan solo 39 días de vida, tenía una malformación en el corazón y que, o se operaba con gran riesgo, o moría. Ese momento de angustia en el hospital Reina Sofía de Córdoba, en el que no recibió ayuda psicológica o una mano amiga para encajarlo, salvo la de sus padres, la dejó marcada. Finalmente, su hijo Carlos, operado por el doctor Carlos Merino, se salvó y ha recuperado su salud.



De su experiencia ha surgido una iniciativa solidaria y original. Se trata del proyecto Hoy me acordé de ti, que Isabel Amo propuso en el grupo de Facebook Madres enredadas, al que pertenece, y que ha encontrado una gran respuesta. “Se me ocurrió preguntar que si las 1.800 madres que estamos en ese grupo escribiéramos una carta para las madres y niños ingresados en un hospital para darles ánimos en estas fechas sería estupendo”, explica. Y esa reflexión en voz alta tomó cuerpo y fue acogida con gran aceptación, difundiéndose de tal forma que se han sumado colegios, guarderías, y colectivos diversos de Córdoba. Hoy me acordé de ti ya llega a ciudades como Málaga, Jaén, Granada, Cádiz, Almería, Madrid, Palma de Mallorca, Valladolid y Tarragona. Lugares en los que, este año, la Navidad en estos hospitales y residencias vendrá acompañadas de palabras de ánimo y apoyo.

El pasado año fueron 800 las felicitaciones realizadas, en muchos casos por niños, y enviadas. Y esta Navidad las postales y cartas han superado las 15.000.



Son cartas escritas dando ánimos, “cualquier cosa que salga del corazón es válida”, afirma esta madre comprometida, que añade que “sólo cuesta una hoja de papel y cinco minutos de tu tiempo”. Ella insiste que “merece la pena participar, pues ahí se demuestra la fuerza de las personas”.

Esta Navidad, parte de estas felicitaciones, unas 800, también han llegado a Pozoblanco gracias a la colaboración de Trinidad Fernández que, recordando su propia experiencia familiar hospitalaria, pensó que sería un gran aliento para las personas que viven, por ejemplo, en residencias.



Así, el miércoles ya repartió las 95 primeras entre los residentes de la residencia Jesús Nazareno de Pozoblanco, a través del voluntariado del grupo de lectura de Manolo Santomé.

En total, Trinidad Fernández espera realizar el reparto a 16 entidades “a las que les va a hacer mucha ilusión”.

Recuerda que son felicitaciones navideñas hechas por niños, con gran creatividad, en las que se nota la implicación de los profesores. “En algunos casos no sólo está la felicitación sino que incorporan algún trabajo manual y hasta algún libro”, señala Trinidad Fernández que subraya en la “ilusión de saber lo que va a suponer a quienes les van a llegar. 




No hay comentarios :

Publicar un comentario