Balance del 2017 que terminamos

MIGUEL CARDADOR LÓPEZ
(Presidente-Editor)


Mañana ponemos el punto y final al 2017, y es por tanto buen momento para mirar hacia atrás hasta el día 1 de enero y desde distintas vertientes hacer balance de lo que ha supuesto este año.

En lo que se refiere a nuestro periódico, hemos cumplido el objetivo de permanecer y vamos camino de cumplir en poco más de un mes los 3 años de vida, manteniendo nuestro estilo de pluralidad, información de lo que nos compete acompañada de fotografías y, sobre todo, puntualidad, saliendo todas las semanas sin excepción.

La verdad es que la salida cada sábado del mismo supone un gran esfuerzo, por un lado por el coste de impresión y por otro por el duro trabajo que realiza todo el equipo humano de “La Comarca”, sacando muchas noticias y eventos que se producen el viernes en la tarde-noche.

Aquí solo puedo decir ante algunas situaciones lo que dijo el ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, “ladran los perros, eso quiere decir que aún cabalgamos”.

En nuestros pueblos de Los Pedroches se ha notado muy poco la mejoría económica, con un estancamiento y caída de los inmuebles y con ellos las empresas de la construcción. Aquí será difícil que se remonte lo más mínimo, con lo cual no se recuperan puestos de trabajo en este importante sector.

Otro dato negativo es la desaparición de nuestra comarca de muchos jóvenes y adultos bien preparados que tienen su trabajo fuera de Los Pedroches, dejándonos cada vez más unos pueblos despoblados y envejecidos, con la gravedad de futuro que esto supone.

Aquí la prioridad en la atención institucional para fomentar el empleo la deben tener las personas que tienen la idea de emprender y de esa manera empezar la aventura empresarial, con el riesgo que ello supone. Para ello es necesario que, dentro del marco que establecen las normas, los políticos faciliten el poder salvar a los emprendedores que generan empleo todos los escollos que se presentan para poder funcionar. Si queremos tener esperanza y futuro como Comarca habrá que inventar y crear nuevas alternativas a las que ya existen para crear puestos de trabajo, pero trabajo digno en su remuneración y condiciones, para frenar la sangría de pérdida de habitantes y consiguiente envejecimiento.

En el panorama nacional, seguimos con los consabidos problemas importantes que hay que seguir tratando para intentar resolver o por lo menos mejorar, como el problema del todavía muy alto nivel de desempleo, la incertidumbre de las pensiones, la permanencia de la sanidad universal y gratuita, cumplir con la Ley de Dependencia y consolidar las ayudas sociales, entre otros.

Todos los enunciados anteriormente son problemas importantes y a ellos se les ha unido en los últimos tiempos uno muy grave por el desastre que está suponiendo la fiebre independentista desatada por una parte de la sociedad en la Comunidad Autónoma de Cataluña, donde la división y fractura social en lo que a la política se refiere es para el resto de los españoles como si tuviéramos enfermo uno de nuestros órganos vitales.

Los independentistas, que son ligeramente mayoría en escaños pero no en votos, parece que no van a ceder en nada y van a seguir con su erre que erre de intentar obtener la independencia, dándole igual que una gran mayoría de sus empresas se hayan marchado y sigan marchándose. Que todos sus sectores se vean en claro retroceso y que el mismo pueda llevarlos de ser una de las autonomías más ricas de España a quedar de las más bajas en un tiempo relativamente breve, además de quedar aislados en Europa donde nadie reconoce sus pretensiones, parece que no son motivos palpables suficientes para frenar su estúpido delirio secesionista.

Para mí, esto no tiene solución visible ni a corto ni a medio plazo, y desgraciadamente nos va a afectar a todos de forma muy negativa.

No quiero terminar sin acordarme de los que están enfermos estos días internados en hospitales y en los que también están en sus propias viviendas. Vaya para todos ellos mi máximo apoyo, porque sin duda en la salud, tanto física como mental, tenemos nuestro mejor patrimonio.

¡Feliz 2018, y que por lo menos se cumplan algunos de sus deseos para este nuevo año! 


No hay comentarios :

Publicar un comentario