Amigos de los acusados de violación en Sanfermines declaran sobre el vídeo del caso de Pozoblanco

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


Dos semanas después de concluir la vista oral contra ‘la Manada’ por la supuesta violación a una chica en los sanfermines del año pasado y, a la espera de la sentencia, cuatro de los cinco sevillanos afrontan una nueva instrucción judicial por una denuncia de abusos sexuales, en la que también está procesado un quinto joven ajeno al juicio de Pamplona.

La juez del juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Pozoblanco citó el martes para tomar declaración, como testigos, a tres amigos de los miembros de La Manada. Sin embargo, sólo dos de los tres testigos citados comparecieron ante la juez para aclarar su conocimiento del supuesto abuso de otra joven de 21 años de Pozoblanco en un coche, tras acudir a la feria del municipio de Torrecampo, en mayo del 2016, apenas unas semanas antes de los hechos de Pamplona.

Los dos declararon por videoconferencia desde Sevilla por espacio de 20 minutos en relación al vídeo que los cuatro investigados grabaron de los hechos en el coche en el que trajeron a la chica desde Torrecampo a Pozoblanco y después compartieron en un grupo de WhatsApp, en el que participan todos.

Los dos testigos tras declarar por videoconferencia salieron corriendo y con el rostro tapado desde los juzgados de Sevilla.

Blas Arévalo, abogado de la joven, a la entrada del juzgado de Pozoblanco. / S.R.


El abogado de la joven, Blas Arévalo, señaló al término de la declaración, en el exterior de los juzgados de Pozoblanco, que ésta “ha sido muy interesante”, y que se trató el vídeo en el que salen los cuatro investigados junto a la joven en el momento de los supuestos abusos y que presuntamente visualizaron los tres amigos. Blas Arévalo, en unas muy breves declaraciones señaló que no se habló de la posible administración de burundanga para doblegar la voluntad de la joven. Arévalo añadió que el procedimiento está ya prácticamente concluido. El juicio se celebrará presumiblemente en Córdoba.

Los investigados por la causa, que ya comparecieron ante la juez, se acogieron en su día a su derecho a no declarar sobre lo ocurrido. El martes, en los juzgados de Sevilla, Agustín Martínez, abogado de La Manada y de los testigos señaló que éstos recordaban poco porque habían visto el vídeo una sola vez e insistió en que el vídeo “se ha incorporado al procedimiento procedente de otra investigación -la dirigida desde Pamplona- sin autorización”, por lo que entienden que “se ha vulnerado un derecho fundamental”.

Los tocamientos practicados en el vehículo fueron presuntamente grabados por uno de los investigados, en el vehículo que conducía el guardia civil implicado, con el teléfono móvil de un tercero. Crearon dos archivos de vídeo, el segundo de los cuales fue compartido en un chat denominado ‘Manada’, en el que posteriormente se refirieron a la víctima como “la bella durmiente”. Además, el vídeo fue difundido en otro grupo de ‘WhatsApp’ llamado ‘Peligro’.

Estos hechos están tipificados en el artículo 181 del Código Penal como cuatro delitos de abuso sexual, de los que aparecen como autores los cuatro investigados. Asimismo, el magistrado imputa al conductor del coche un delito de lesiones.

El ‘caso de Pozoblanco’ salió a la luz a raíz de la investigación de lo acontecido en Pamplona. Y es que la investigación en los Sanfermines hizo que se tirara del hilo y se descubriesen las conversaciones de ‘WhatsApp’ de los imputados tras la feria de Torrecampo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario