Se necesitan


ANTONIO JIMENO MÁRQUEZ


El desencuentro causado por las desavenencias parecía tan evidente como difícilmente reversible. La denunciada falta de ritmo en la gestión de ciertas concejalías, algunas declaraciones públicas desleales, diferencias ideológicas y el cambio de alcaldía habían conseguido agujerear como un queso gruyere el rocoso monolito con que el Equipo se había comparado desde aquel día en el que se alcanzó un acuerdo para gobernar Pozoblanco. Ya ni siquiera se tapaban en ocultarlo. De manera sorprendente, tras ver el último pleno por televisión, nadie que no estuviera al tanto de lo que sucede en la política municipal pudo sospechar la existencia de esas disensiones.

Esa noche, hubo más árnica que vitriolo. Después de mucho tiempo, el Gobierno demostró ser un Equipo, o al menos lo pareció. No hubo zancadillas, tampoco codazos, hubo incluso hasta una amable bienvenida, como queriendo volver a empezar. Si atendemos a la razón, tampoco es que fuera una sorpresa mayúscula, al fin y al cabo así es como actúan las personas adultas que saben que las actitudes acarrean consecuencia y que son conocedoras que se juegan mucho en el envite: el centro derecha porque nunca ha podido gobernar este pueblo sin ayuda de otros y no parece que vaya a ser diferente en el futuro más próximo; la agrupación de electores porque su futuro –si es que lo hay- depende de demostrar que sigue conservando ese sentido común con el que se ganó a miles de pozoalbenses y que se puede confiar en ella como socio de gobierno.

Digamos que como organismos simbióticos se necesitan el uno a la otra para sobrevivir en la guerra por otros medios que es la política. No parece que exista para ellos –cuando escribo ellos incluyo por descontado a sus líderes, en mayor medida a Emiliano Pozuelo- un mañana mejor que el presente. Pero lo más importante no es que se necesiten el uno a la otra tanto como la otra al uno, no, lo importante es que Pozoblanco necesita esa unión efectiva como los campos necesitan el agua que no cae del cielo. ¿Acaso no se les llenaba la boca a unos y otros de que lo importante es Pozoblanco? Pues eso. Que lo demuestren. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario