Nos falta imaginación

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)


Hay veces en las que uno se apoya más en la imaginación que en la propia vida. Hay muchas veces en las que uno quiere hacer cosas y no puede hacerlas en la realidad. Tiene que cerrar los ojos para conseguirlas en la imaginación, ese sitio maravilloso que no tiene fronteras. Einstein decía que la realidad no existe si no hay imaginación para verla.

No hay ninguna asignatura en la que enseñen a los niños a IMAGINAR que, al fin y al cabo, es crear. No interesa. Lo que realmente importa al modelo de sociedad en el que vivimos, es que todos estén en la misma realidad. Que todos hagan lo mismo, consuman lo mismo, se ilusionen con lo mismo, coman lo mismo y hasta que suspiren por lo mismo. En definitiva, que sean los mismos. Lo que nos hace diferentes es la imaginación. Y en este mundo ya no dan sitio a poder imaginar. ¿Qué pasa con el yo? No existe. Está dominado por lo que nos ofrecen. Hacemos lo que nos dicen porque nos lo ponen fácil.

Tenemos que imaginar para inventar, para soñar, para escapar de la realidad que es trabajar gran parte del día, cocinar, comer, fregar los platos, hablar por teléfono, escribir, ver el facebook, ver televisión por las noches. La imaginación te hace correr más rápido, mover la mente.

Se ha renunciado a la imaginación porque ya no se sueña nada, se tiene. Los niños no esperan nada de lo que ya no tengan. El bienestar nos hizo acomodarnos en una realidad de la que no escapamos. La imaginación es la que inventa melodías, pinta cuadros, escribe libros, firma artículos y, en definitiva, crea cosas. Porque eso es la vida, crear y todos sabemos que para eso hay que imaginar. Usar la mente para que no se apague es la mejor acción que podamos hacer en nuestra vida. El que no crea, solo vive de los demás.

Tenemos que enseñar a crear. No podemos dejar de hacerlo. Crear, crear, crear. Imaginar, imaginar, imaginar.


No hay comentarios :

Publicar un comentario