La autoridad y el poder

JUAN PEDRO DUEÑAS SANTOFIMIA


Con demasiada frecuencia se confunden autoridad y poder, pues si bien se complementan pueden ser a la vez excluyentes.

Una autoridad legítima no tendrá necesidad de hacer uso del poder, por contra se usará el poder cuando la autoridad no se ha mostrado suficiente para conseguir el fin que se persiga.

El poder se concibe como la potestad de dominación a través del elemento coercitivo esté o nó adornado de legitimidad. Las dictaduras ostentan legalmente el poder porque gozan del elemento del uso de la fuerza para imponer su criterio, pero no están legitimidas para usarlo contra los súbditos pues no les han otorgado esa legitimidad a través de la voluntad libremente manifestada en los sufragios.

La Autoridad en cambio goza de la potestad coercitiva y además de legitimidad que les otorga la aceptación voluntaria de los mandantes ( electores) para el ejercicio de la función de mandar ( elegidos) y decidir intereses para el bien común como base y fundamento de la legitimidad.

Nuestros gobernantes no tienen autoridad por cuanto no han sido elegidos con voluntad uniforme y mayoritaria en sufragio, ya que las mayorías se han conformado en base a pactos privados al margen del interés general, con lo que se ha producido una confusión entre legalidad y legitimidad. Los pactos son legales porque los autoriza la ley, o por no ser contrarios a ella, pero en consideración a la función encomendada a los mandatarios, éstos deben actuar en defensa del interés mayoritario que es el interés general y nó en base a acuerdos partidistas que buscan solo cuotas de poder, lo que sería a priori legítimo y legal para concurrir a las elecciones, pero nó para atribuirse una autoridad a posteriori no resultante de la voluntad de los ciudadanos,conseguida mediante pactos políticos que subvierten la voluntad del pueblo, a quienes previamente no se les hizo saber el propósito de pactar. Podría aceptarse como legítimo el pacto a posterioridad siempre que se base en el programa ofertado y de pleno conocimiento previo de los votantes., que no ha sido el caso. Recordemos que Ciudadanos no sólo no proclamó públicamente la posibilidad de un pacto a posteriori con el P.P sino que negó tal posibilidad de concertar nada con Rajoy como presidente, y ahí está ,( junto con el PSOE ) gobernando, gracias a un pacto de intereses de partido

La autoridad la ostentan los representantes legales de las Instituciones públicas como garantía de funcionamiento permanente al margen de la temporalidad de los gobernantes, y nó las personas a nivel individual que son designadas por sus propias organizaciones políticas que tienen facultad de removerlas incluso después de ser elegidas mediante sufragio universal.

El ejercicio garante de la utilizacion de la autoridad radica en las Instituciones, al extremo de que si un gobernante da una orden que resulte manifiestamente ilegal, las Instituciones, no solo pueden, sino que deben no cumplirla.

Podemos decir que el Poder se caracteriza por su contenido coercitivo.

La Autoridad en cambio será la manifestación de la legitimidad

Un gobierno sustentado desde la ilegitimidad que además procede de un partido político que ha sido definido por los tribunales de justicia como “ organización delicitiva” no solo no ostenta la legitimidad por haber subvertido mediante pactos privados la voluntad de los ciudadanos sino que está bajo sospecha de condena con lo que además, sería declarado ilegal , pero aún así, por razones éticas de dignidad, que no aparecen en sus actos, deberían haber dimitido para mantener su credibilidad. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario