Entrevista a María José Llergo, cantante

“La música no hay que entenderla, hay que sentirla”

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


María José Llergo es una pozoalbense de 23 años que vive en Barcelona. Lo suyo es la fantasía, el arte, el duende, la música, la fusión, la locura, la creación. Imagina cosas, las escribe y las canta. Tan sencillo y tan difícil como eso.  Dice que hace música a su imagen y semejanza. Es sincera cantando y viviendo para no engañarse a sí misma. Hace unos meses presentaba un primer videoclip, Niña de las Dunas. Una historia preciosa cantada con una voz penetrante y dulce a la vez. María José dice que es feliz “cantando por ahí”.


María José Llergo también se conoce como “Mary Joe”. /ÁFRICA VILLÉN


– ¿Cómo presentarías tu videoclip, “Niña de las Dunas”?
– Gráficamente el videoclip refleja la comunión entre la arraigada tradición andaluza de la que provengo y el mundo actual, la escena urbana. Es una dualidad presente en mi modo de vida y también en mi música. El pasado nos ilustra para caminar firmemente cada día hacia el futuro.

– ¿Eres la niña de la canción o solo hay un trozo de ti?
– Niña de las dunas es ella, con sus luces y sus sombras y para cada uno tiene un significado, una identidad, por eso reservo su historia para mí, para que el oyente tenga la libertad de imaginar y darle sentido propio a mis palabras.

– ¿Soñabas con lo que estás haciendo o el sueño va más allá todavía?
– Soñaba y sueño todos los días con poder hacer de este un mundo mejor, y que mi voz siga siendo herramienta principal para conseguirlo.

– ¿Quién te inyectó el duende de la música en vena?
– Mi abuelo, José Sánchez Muñoz. Desde pequeñita me cantaba sus coplas, boleros, fandangos… En forma de juego yo imitaba su cante y así interioricé cantar como un modo de expresión natural a mí.
Él está todo el día cantando, y en sus letrillas refleja su manera de ver el mundo, llenando de alegría las cosas que le molestan, y con lagrimas en los ojos cuando mira al pasado. Podemos decir que es mi maestro.


Fotograma del videoclip ‘Niña de las Dunas’. /CORTIJO FILMS


– ¿Cómo te sientes cuando cantas?
– Libre y afortunada.

– ¿Tu personaje siempre llevó música?
– La necesidad de mi persona, de expresar lo que siente lleva música y la música lleva a mi persona a expresarse. Es un vínculo.

– ¿Cómo definirías tu estilo?
– Definir algo muchas veces implica ponerle límites. Quiero seguir siendo libre y no caer en etiquetas, cantaré lo que tenga inquietud de cantar. Y me seguiré entregando a la música de forma altruista, buscando siempre partir de un sentimiento verdadero.
El estilo no es algo que tenga en cuenta a la hora de componer, viene a ti, sin más. A veces ponemos etiquetas para conseguir entender algo. La música no hay que entenderla, hay que sentirla.

– ¿Cuántos sueños tienes?
– Uno grande, ser feliz.

– ¿Con quién te gustaría cantar un día?
– Sería increíble cantar con Concha Buika, y Estrella Morente.

– ¿Cuándo podremos verte cantando en Pozoblanco?
– Hay una fecha muy especial para mí, que es el 4 de Enero en la Peña Flamenca de Pozoblanco. Haremos un concierto benéfico para la sede de la Asociación Contra el Cáncer de Pozoblanco en el que cantaré con el gigantesco Marc López, un honor.

Aprovecho para decir que estamos buscando el patrocinio de las empresas locales y que el concierto constará de una fila 0 para que, en caso de completar aforo, se pueda colaborar. Estoy deseando de estar esa noche navideña con mi gente y poder devolveros un poco del amor que me dais, en forma de canciones.

Fotograma del videoclip ‘Niña de las Dunas’. /CORTIJO FILMS

MÁS PERSONAL

– ¿Hay más amores reales que irreales en esta vida  o se dan la mano?
– El amor es real. Tiene muchas formas, pero siempre es real.

 – ¿Un deseo?
– Comprensión. Creo que es una de las cosas que más necesita el mundo.

 – ¿Una travesura?
– Desobedecer.

 – ¿Se puede vivir sin emoción?
– Creo que hay dos formas de morir: morir, y vivir con miedo. Reprimir tus emociones equivale a la segunda.

– ¿Qué ves cuando abres la ventana cada mañana?
 – Una oportunidad de hacer del día que comienza algo enriquecedor para mí y los que me rodean.

 – ¿Por qué luchas?
– Por muchas cosas. Luchar es una actitud ante la vida. Vivirla con amor y afrontando siempre lo que te trae, depende de ti. La vida siempre nos da lo que necesitamos cuando lo necesitamos, aunque a veces hasta que no pasa el tiempo no somos capaces de comprenderlo.

 – Un libro:
– Las flores del mal de Baudelaire

  – ¿Cuáles son los besos reales y los que se dan sin más?
– Los besos son reales todos, porque no son solo tuyos, sino también de quien los recibe. Tú eliges cómo quieres besar si quieres besar con verdad, o mentirte a ti mismo.

 – ¿Vivirías sin música?

– Sobreviviría sin música. Pero sería una vida muy triste.



No hay comentarios :

Publicar un comentario