La Consejería de Agricultura realiza varios proyectos para la prevención de la seca del encinar y su relación con la seguía

SATURNINO MUÑOZ
LOS PEDROCHES


El Ifapa analiza el efecto de la sequía en las especies dañadas dentro de un programa de colaboración en el que también participa la Junta de Extremadura y Portugal.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa), participa en varios proyectos de investigación, transferencia y formación para la prevención de la seca del encinar, centrados fundamentalmente en el control del patógeno ‘Phytophthora cinnamomi’, causante de la enfermedad denominada podredumbre radical. Tal y como señalan los expertos, se trata del principal responsable de la seca de los árboles en la dehesa, estando presente en un 80% de los casos en los que se detectan daños.

‘Phytophthora cinnamomi’ es el mismo patógeno que causa la tinta del castaño y es capaz de infectar a más de 1.000 especies vegetales distintas, principalmente leñosas.



En uno de los proyectos de investigación, titulado ‘La seca de la encina y el alcornoque en la dehesa. Seguimiento temporal de su impacto y alternativas de control: biofumigantes, enmiendas y búsqueda de resistencias’, el grupo del Ifapa analiza las posibilidades de la biofumigación como estrategia de control de esta enfermedad y evalúa el impacto de la sequía sobre la incidencia de esta grave enfermedad. Este trabajo está coordinado por el Cicytex de Extremadura y en él participan, además del Ifapa, las Universidades de Córdoba y Extremadura y Tragsa. Este proyecto cuenta con financiación 690.000 euros nacional y europea, dentro del Programa Operativo de Crecimiento Inteligente.

Otro de los trabajos en los que participa el Ifapa es el proyecto ‘Life Biodehesa. Ecosistemas de dehesa: desarrollo de políticas y herramientas para la gestión y conservación de la biodiversidad’. En este marco, el Instituto ha puesto en marcha el programa de asesoramiento y formación, con una primera fase de formación de los técnicos de las organizaciones agrarias participantes en el proyecto y una segunda fase en la que, a través de cursos especializados impartidos por dichas organizaciones, se transfieran el conocimiento disponible sobre este problema.



Otra de las acciones de Life Biodehesa es la puesta en marcha de un laboratorio para el diagnóstico de la seca y la realización de actuaciones preventivas en diversas fincas perteneciente a la Red de Dehesas Demostrativas del proyecto repartidas por Andalucía. El proyecto Life Biodehesa, con un presupuesto total de ocho millones de euros y cofinanciado por la Unión Europea y los socios, está liderado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y participan la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, la Agencia de Medio Ambiente y Agua, la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera, el IFAPA, la Universidad de Córdoba y las principales organizaciones agrarias ligadas al sector de la dehesa (Aproca, Asaja, Encinal, COAG, Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía y UPA). 




No hay comentarios :

Publicar un comentario