La Junta constituye la mesa de participación y diálogo para la declaración de Sierra Morena como Parque Natural

ANTONIO MANUEL CABALLERO
LOS PEDROCHES


El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Francisco de Paula Algar, presidió el pasado lunes la constitución de la mesa de participación y diálogo para tratar la iniciativa de la declaración de Sierra Morena como Parque Natural, por mandato de la Comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Parlamento de Andalucía, sobre la Proposición no de Ley en la que se instaba a su constitución dando cabida a la participación de distintos ayuntamientos, colectivos económicos y sociales, colectivos ambientalistas de carácter provincial y/o sectorial, que estén dentro del ámbito de actuación.

Finalmente, la mesa ha estado constituida por 18 ayuntamientos de la zona que tiene integrados en sus términos municipales la figura de protección ZEC (Zonas Especiales de Conservación), Diputación Provincial, colectivos ecologistas, agentes económicos y sociales del territorio, y a distintos grupos parlamentarios. Se ha incluido la iniciativa de los participantes en la mesa de que en las próximas reuniones se convoquen también a las mancomunidades de los municipios y a los grupos de desarrollo rural afectados por su ámbito territorial.

El delegado de Medio Ambiente ha afirmado “que se ha optado por convocar a estos colectivos y a representantes provinciales de distintos tipos de movimientos, siguiendo el modelo de las Juntas Rectoras de los Parques Naturales, con el objetivo de analizar si existe el consenso necesario con el que iniciar los trámites para dicha declaración.”

Algar ha declarado que “el consenso debe alcanzarse principalmente en cada uno de los municipios, ya que es donde deben crearse los foros de participación para que la iniciativa se discuta. Por ello, es en los grupos a desarrollar en cada municipio donde deben tener cabida los distintos intereses de los colectivos ciudadanos locales.”


El delegado de Medio Ambiente presidió la reunión del pasado lunes.


GRUPO DE TRABAJO

Los puntos principales de la reunión han consistido, en primer lugar, en la constitución de la mesa de participación y diálogo, en informar sobre el grado de protección que tiene la Sierra Morena cordobesa y de cuáles son los trámites recogidos en la normativa estatal y andaluza para llegar a la declaración como Parque Natural, así como en escuchar las opiniones y propuestas de los colectivos participantes.

En este sentido, se ha acordado constituir un grupo de trabajo de espacios protegidos en el seno del Consejo Provincial de Medio Ambiente y de la Biodiversidad, órgano colegiado de carácter consultivo, de asesoramiento y seguimiento, cuya finalidad es la de promover a nivel provincial la participación de organizaciones representativas de intereses sociales.

El responsable de Medio Ambiente ha señalado que “en la primera reunión que se convoque al Consejo, se propondrá crear este grupo con el fin de analizar y debatir las líneas de actuación y demás cuestiones relativas a la protección de los valores naturales y al desarrollo sostenible de estos espacios, elevando al Consejo Provincial las propuestas e informes que procedan.”

En cuanto a su composición, este grupo de trabajo estará formado, además de los miembros designados por el Consejo Provincial de entre sus vocales, dos representantes de la Delegación Territorial con competencias en materia de espacios naturales protegidos y gestión del medio natural, un representante provincial de la administración competente en materia de recursos hídricos, representantes de cada una de las Delegaciones Territoriales con competencias en materia de Agricultura y Pesca, Fomento, Industria, Turismo y Cultura, representantes de las entidades locales donde se ubican los espacios naturales protegidos, zonas de especial conservación y zonas de especial protección para las aves, y representantes de organizaciones vinculadas a la gestión de los espacios protegidos.


Una panorámica de la sierra de Los Pedroches.



ZONA PROTEGIDA

El delegado ha recordado que la mayoría de superficie que mantiene valores significativos naturales en la Sierra Morena cordobesa cuenta con figuras de protección, como las Zonas Especiales de Conservación y Parques Naturales (Sierra Cardeña-Montoro y Sierra de Hornachuelos),que conforma una superficie de 288.331 hectáreas. Estas figuras de protección están incluidas en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, RED Natura 2000, tras un amplio proceso de participación e información pública.

Por otra parte, hay que señalar que desde el punto de vista urbanístico la gran mayoría de la Sierra Morena se encuentra incluida en el Catálogo de Espacios y Bienes Protegidos de la provincia de Córdoba del Plan Especial de Protección de Córdoba.

El colectivo que inició la reclamación para que la Sierra de Córdoba sea parque natural está integrado por los catedráticos de la Universidad de Córdoba (UCO) José Roldán Cañas y Bartolomé Valle Buenestado, así como por el grupo de investigación de la UCO EtnoCórdoba y articulistas como Ángel Gómez Puerto o históricos del movimiento ecologista como Bartolomé Olivares.


ASAJA EN CONTRA

“El buen estado de conservación de este territorio se ha logrado, a lo largo de los años, gracias al buen hacer de agricultores, ganaderos, selvicultores y propietarios rurales en general”, señala Asaja, que asegura que “el estado de conservación de la zona es muy satisfactorio, no requiriendo de mayores rangos de protección”.


Por ello, Asaja se opondrá “rotundamente” a que esta declaración de Parque Natural salga adelante, “de cara a evitar perjuicios a los propietarios ubicados en Sierra Morena, y para que la socioeconomía local no se vea frenada con ello”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario