Los vecinos de Belalcázar representan con orgullo su propia historia

ANTONIO MANUEL CABALLERO


Ocurre a veces que hay pueblos que renuncian a su pasado o lo sumergen en el olvido. No ocurre así en Belalcázar dónde en pleno siglo XXI sus habitantes escenifican y recrean estos días su historia local a partir de los acontecimientos que tuvieron lugar en el siglo XV, tras meses de ensayos. Una historia no exenta de enfrentamientos, de luchas de poder, de intereses territoriales y de señoríos que imponen su voluntad, pero también con algunos personajes como el de Doña Elvira de generosidad, de respeto por el pueblo y por sus tierras. Es muy emocionante estar viendo El halcón y la columna en el patio de la huerta del convento de Santa Clara cuyos muros surgieron en aquella época medieval o divisar en el horizonte el castillo que en aquella época fue levantado. Tocar estas piedras es un lujo que otorga valor añadido a las representaciones que hasta mañana domingo realizan los belalcazareños. Dice Don Alfonso de Sotomayor en la obra que ordenó construir la torre del homenaje del castillo tan alta “para poder mirar al sol cara a cara” y ahí sigue de pie ese monumento seis siglos después, y esperemos que pronto con la recuperación y puesta en valor que realizará la Junta de Andalucía.

Siguiendo el texto del dramaturgo cordobés Francisco Benitez, el director Javier Ossorio se sitúa al frente de un equipo de más de 150 personas, de las que el 90% son de Belalcázar, para poner en escena el pasado nobiliario de la localidad en torno a los linajes Sotomayor y Zúñiga, en unos acontecimientos ocurridos entre 1432 y 1483.

Javier Ossorio, que ya estuvo al frente de la dirección en el 2006 y en el 2010, ha afrontado con ilusión el reto de esta cuarta edición de la obra, tras la anterior del 2014, y su “sueño de una noche de verano” ha logrado conectar con el público. Este gran director ha logrado engrandecer, asentar y renovar la puesta en escena y, lo más importante, gracias a su trabajo se ha ganado el respeto de sus actores noveles y de todo el equipo.

El alcalde, Francisco Luis Fernández, ponía el acento en que los actores y actrices, regiduría, sastrería, atrezzo y responsables de otras tareas son vecinos que de manera desinteresada y con gran dedicación y esfuerzo han trabajado para conseguir que El halcón y la columna sea uno de los teatros populares más valorados de la provincia de Córdoba y de Andalucía.

El dramatismo de escenas como el enfrentamiento de Don Alfonso con el concejo de Gahete, al que le arrebató las tierras, e incluso con el emisario de la Iglesia que lo descomulga por despojarle de los terrenos del Monasterio de Guadalupe, los azotes que ordena dar a su fiel halconero Paniagua al perder uno de sus halcones o la muerte que más tarde este da a su señor, se alternan con momentos llenos de colorido como la actuación del grupo de baile y los coros, la presencia de soldados uniformados y con caballos y el vuelo del halcón desde el escenario y sobre el público hacia la parte superior del graderío.

La novedad, en esta cuarta edición, de música en directo con una orquesta barroca con clave, flauta, timbales, trompeta, violín, trombón y bombardino, los cantos del coro de mozas y la nueva puesta en escena fueron del agrado de los espectadores, que se emocionaron con el nombramiento por el rey al generoso con sus vecinos Gutierre, el hijo de Doña Elvira, conde de Belalcázar, o cuando ésta recibe por parte de un monje un trozo de la columna que contiene la sangre de Jesús, que le hace fundar un monasterio para esa columna.

El magnífico sonido en directo, las luces y los efectos logran envolver de emoción y misterio las escenas. Muy aplaudidas las interpretaciones de Isabel Armenta, en el papel de Doña Elvira de Zúñiga, y de Antonio Murillo, como Don Alfonso. Las representaciones de El halcón y la columna, como recreación histórica del Condado de Belalcázar con el texto de Francisco Benítez que refleja las traiciones familiares, intrigas palaciegas y el devenir de los personajes que dieron lugar al actual Belalcázar, continuarán hasta mañana domingo a las 22.30 horas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario