¡Todos con Katy Galán este sábado!

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)


Va a a hacer un año que se fue Katy. Un año de recuerdos. Hoy sábado, su familia y amigos/as han preparado unas Jornadas de Balonmano y de Teatro con las que le rendirán homenaje. Ella se merecía esto y mucho más. Se merecía que la recordaran tal y como fue. Una persona, sencilla, abierta, buena y amable.

Era una mujer fantástica. Siempre con su sonrisa. No dejaba de sonreír. Ni la enfermedad le apagó la sonrisa. Una luchadora con corazón de guerrera. Se le quería por donde pasaba. En el balonmano, en el grupo de teatro y en la Asociación Contra el Cáncer. Buena persona, buena esposa y buena madre. Para ella, la vida era un abrazo de Juanfran y de Óscar. Sus hijos la adoraban, en la calle la querían y en su pueblo la respetaban.

Las personas como Katy no deberían irse nunca. No es justo que se vayan. El cáncer es un enemigo cruel que sigue rompiendo almas, proyectos de vida, sueños. Se lleva la juventud y destroza familias.

Ojalá que un día se tome conciencia del problema tan grande que tenemos, y que se apueste mucho más desde las administraciones para la investigación. Un día tendremos que vencer al cáncer. Tendremos que hacer todos algo más de lo que hacemos.



En la noche del miércoles se presentó la jornada de este sábado. Han estado presentes Pedro García (concejal de Deportes), María Jesús Arias (presidenta de la Junta Local contra el Cáncer), María Dolores Galán (hermana de Katy), quien me hizo estar presente también en la mesa y Santiago Cabello (alcalde de Pozoblanco). Serán 15 partidos de balonmano, una función de teatro y mucho cariño. Todos le tenemos guardadas arrobas de cariño a Katy para dárselo el sábado (incluso los que no puedan estar). A ella no la veremos pero seguro que la sentiremos. Las fundadoras del balonmano femenino (aquel equipo que salió de Ginés) llevan entrenando muchos días para el homenaje a Katy. Sus amigos del teatro llevan preparando su personaje para ofrecérselo en ese juego que es el arte escénico. Y su familia trabajan para que ella pueda lucir desde arriba y en el recuerdo.

Cuando nos vamos, no nos llevamos para arriba ni joyas ni cuentas bancarias. Solo el cariño que dimos a los demás. Por eso es tan importante ofrecerse y darse a los demás. Un día te lo devuelven de forma maravillosa. Ese el caso de Katy. Sus amigos no la olvidan, hablan bien de ella. No hay nada más grande que ser querida como lo fue, y lo sigue siendo, ella. Un homenaje de este tipo tiene un valor enorme. Los suyos (que fueron muchos) le dicen “va por ti, Katy”. Hoy sábado es su día. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario