La Junta pone en marcha una campaña contra el uso del veneno en el campo

ANTONIO MANUEL CABALLERO
LOS PEDROCHES


El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Francisco de Paula Algar, ha presentado la campaña ‘El veneno no tiene ojos’, puesta en marcha por la Junta de Andalucía para alertar contra el uso del veneno en el campo e informar sobre las graves consecuencias que el uso de sustancias prohibidas acarrea para la fauna, la flora y el medio ambiente en general.

Algar ha indicado que en el último informe sobre tema de venenos de WWF que evalúa a las Comunidades Autónomas en su actuaciones de lucha contra el veneno durante los años 2011-2016, la única que obtiene un aprobado es Andalucía, “lo que nos anima a seguir por la línea marcada y a intensificar las actuaciones para mejorar la gestión”.

El uso de cebos envenenados en Andalucía está ligado mayoritariamente a la caza, la ganadería y el abandono de animales de compañía en núcleos de población. El Código Penal considera delito la colocación de estos cebos y la Ley andaluza de flora y fauna prevé sanciones de 60.101,22 a 300.506,05 euros, con la obligación de reparar los daños causados y puede llevar a la prohibición de la caza durante varios años. En el caso de estar relacionado con la ganadería, se pueden retirar las ayudas de la PAC.


Un técnico de Medio Ambiente y el delegado presentando la campaña. 


En la provincia de Córdoba, hubo un periodo de fuerte presencia al principio de los años 2000. Cuando se pone en funcionamiento la Estrategia contra el veneno, en 2004, baja la incidencia, con algunos altibajos. Durante este período, los años con más casos detectados fueron 2003 y 2005, con 27 y 28 casos. En 2014 se redujo a 8 casos y en 2015 se situó en 12 casos.

Como especies más significativas afectadas se encuentra el buitre negro, el alimoche, el milano real entre las especies más amenazadas. También se han registrado muertes de pequeños y medianos carnívoros, diversas especies de rapaces diurnas y nocturnas y perros y gatos asilvestrado, hasta un total de 199 animales encontrados. En la provincia hemos se calcula que un animal encontrado supone el 6,75% de la mortalidad real, lo traducido a valores reales supone un mínimo cercano a los 3000 ejemplares.


La Ley de flora y fauna andaluza también prevé la suspensión del aprovechamiento cinegético por el uso de medios prohibidos de caza masivos y no selectivos como pueden ser los cepos, lazos, etc.


No hay comentarios :

Publicar un comentario