Ferrera, Mora y Garrido en la Feria de Pozoblanco

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


En la noche de ayer se presentaron los carteles taurinos de la Feria de Nuestra Señora de las Mercedes de Pozoblanco. Una corrida a pie y otra de rejones serán los platos fuertes para este año.
División de opiniones respecto a los carteles. No son de lo más mediático aunque tienen su encanto con una ganadería como Alcurrucén, para la corrida del sábado, que está en lo alto del escalafón. Antonio Ferrera comandará el cartel después de una temporada donde ha triunfado en las grandes plazas. No está arriba en el escalafón de matadores pero es un torero que cada día está demostrando que es diferente.

El cambio de Antonio Ferrera ha sido bestial. Pasó de ser un torero que le apodaban Ferrari, por lo rápido que lo hacía todo, a ser uno de los lidiadores que imparte las mejores clases de tauromaquia para los paladares más exquisitos. Torea de muleta con extraordinario temple, alargando los muletazos hasta lo inverosímil y con el capote es un genio.

Sin la algarabía, sin el arrebato y sin la conmoción que creaba en aquellas tardes donde compartía cartel con toreros banderilleros y más tremendistas, Ferrera es un torero con un poso diferente. Le cambió esa lesión de hombro que tuvo que le hizo volver siendo otro torero.

Hace siete años estuvo en Pozoblanco con toros de Victorino Martín compartiendo cartel con El Fundi y Padilla. Resultó cogido en el último toro al entrar a matar al que cerraba plaza. Fue el mejor de aquella tarde. Desde entonces han pasado muchas cosas en su tauromaquia y en la del Coso de los Llanos. Aquí el problema es que la plaza, cada feria que pasa, está más vacía. En los 80, antes de la cogida de Paquirri, la gente llenaba el tendido en las dos corridas que había. Luego después de 1984, fueron años de explosión taurina. Un año se cerró un ciclo de cinco festejos. Ahora dos y no se llega ni a los tres cuartos de plaza.


Antonio Ferrera actuó en Pozoblanco el 26 de septiembre de 2010 ante astados de Victorino. /S.R.



VUELVE DAVID MORA

Vuelve David Mora a Los Llanos, era un secreto a voces. No está en su mejor momento pero tiene mérito lo que hace Mora. Después de lo que le pasó solo se puede decir que es un héroe que se mantiene vestido de luces desafiando la adversidad. Ha tenido tardes muy dispares este año pasando del éxito absoluto al fracaso escandaloso. Luces y sombras.

José Garrido actuará por primera vez en Pozoblanco. El año pasado se confirmó como gran figura del toreo. Quizás estuvo más acertado el año pasado que este. Ginés Marín, otro torero de su tierra, le ha dado más de un dolor de cabeza. Sin embargo, Garrido es un torero en el que hay muchas expectativas depositadas. Si le sale una buena tarde es capaz de poner en pie los tendidos. Sus faenas transmiten, tienen emoción. Estará muy pendiente de él, Antonio Ferrera, que lo asesora en su carrera taurina.


LA CORRIDA DE REJONES

La mala noticia en el cartel de este año es que no estará ni Ventura ni Pablo Hermoso de Mendoza. Los dos es difícil juntarlos en un cartel pero se esperaba que alguno de ellos estuviera.

Vendrá el domingo 24 de septiembre Lea Vicens que este año está arriba en el escalafón. Lea ya estuvo el año anterior y, como siempre, vendrá a darlo todo. Junto a ella, Sergio Galán y Leonardo Hernández. Galán ha tenido pocos festejos este año. Leonardo es de los que se entrega siempre en el Coso de los Llanos. Gusta mucho aquí y tiene el cariño especial del público.


CARTELES DE CALIDAD PERO MENOS MEDIÁTICOS

Nadie puede decir que los carteles no son buenos. Se mentiría. Lo que sí hay una opinión generalizada de que existen dudas si llevarán al público al tendido. Son figuras aunque evidentemente no con el tirón que puedan tener Roca Rey, Manzanares, Castella, Morante (al que se le ha tentado para que viniera) o Cayetano.

Los aficionados más puristas aprueban el cartel aunque no le den ni notable alto ni sobresaliente. El problema más grande es para los aficionados que buscan más el espectáculo donde no encuentran esos toreros que pueden gustar más o menos pero que llevan gente a los tendidos. Háblese de El Fandi, Padilla o El Cordobés. Lo que sí se valora y mucho es que la mejor ganadería del momento esté contratada. Alcurrucén es la seriedad personificada. Un hierro que todos buscan y que estará en la feria de Pozoblanco.

La feria taurina incluye la ya tradicional suelta de vaquillas, que se cambia al viernes 22 de feria por la tarde y que tendrá lugar después del desencajonamiento público de los dos encierros que se lidiarán el sábado y el domingo.


Previo a estos festejos y espectáculos, la Concejalía de Turismo Promoción y Eventos ha presentado un amplio programa que incluye espectáculos ecuestres, sesiones de toreo de salón con toreros y dos encuentros con los actuantes en las corridas. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario