Pongamos que hablo de vivir (X)

JOSÉ ANTONIO CARBONERO FERNÁNDEZ
(Técnico de la Cooperativa Olivarera Ntra. Sra. de Luna de Vva. de Córdoba)


“Nacidos en España, admirados en el mundo”, este es el eslogan que encabezaba una acertada campaña de la Interprofesional del Aceite de Oliva español que ha promocionado nuestro aceite por todo el mundo, por ejemplo, el año pasado se podía ver en las gigantescas pantallas verticales de Times Square, en pleno centro de Nueva York, un gran chorro de aceite de oliva que aderezaba más de 20 plantas dejando atónitos a los cientos de neoyorkinos que por allí discurrían.

Digo acertada porque esta campaña aúna las bondades del AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) y las cualidades que atesora ese portento que es Rafael Nadal Parera. Es bastante complicado encontrar en una misma persona, y no me refiero al magnífico tenista que también, tantos atributos reunidos.

Este gran deportista que no necesita muchas presentaciones, es educado y respetuoso con todo el mundo, hasta cuando le pitan un “warning” por pérdida de tiempo entre punto y punto replica con educación al no entenderlo. Ejemplar luchador, nunca tira la toalla, ni en un partido ni tampoco en el devenir de su dilatada carrera, cuando todo el mundo lo daba por perdido pensando que ya era pasto de las lesiones crónicas y la desidia deportiva, volvió por sus fueros y resurgió cual ave Fénix, prueba de ello es que está realizando una excelente temporada que empezó en Australia y sigue con la gesta que ha conseguido en tierra batida, ganando casi todos los torneos que ha jugado y concluyendo con la consecución de su décimo Roland Garros, ahí es nada.

Es un tipo realmente humilde, pues nunca presume de lo conseguido, pese a ser, en mi opinión, el mejor deportista español de todos los tiempos con gran distancia sobre los demás, es más, creo firmemente que el tiempo y la perspectiva que aporta éste lo colocarán en el lugar que merece, difícilmente nadie podrá igualar sus increíbles hazañas, hasta los franceses han sucumbido ante su magnificencia y eso, como bien sabemos, es harto complicado <<Monsieur>>.

La idiosincrasia de Nadal es similar a lo que representa el AOVE, esa es la esencia fundamental del reclamo publicitario, escoger un icono como este gran tenista y mejor tipo, fue muy oportuno por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAPA), es innegable que en ambos casos sus logros siempre son los frutos del esfuerzo, la disciplina, el respecto por los demás y el trabajo bien hecho, de este modo obtenemos un producto inigualable, de primer nivel, reconocido allá por donde vaya, cuyos valores son los idóneos para tal fin.

Otro acierto de esta divulgación es que deja entrever la relación directa, mutualista diría yo, que existe en el deporte y la alimentación sana y por tanto el AVOE. La doctora Mª del Carmen Fernández de Alba Sánchez en su excelente libro: Aceite de oliva: Nutrición y Deporte hace referencia a la dificultad del asunto, el deportista constituye una parcela compleja dado el abanico de deportes y modalidades deportivas que le configuran a cada deporte. Sin embargo, se pueden seguir unas pautas generales para la población que realiza actividad física y que necesita una correcta pauta de macro y micronutrientes para realizar esa actividad y llevar un estilo de vida saludable. Está claro que una buena alimentación ayudará al deportista a mantener unos niveles de entrenamiento adecuados y a alcanzar un máximo desarrollo y crecimiento físico, así como a mejorar el nivel de atención y concentración mental e incluso a reducir el tiempo de la lesión que pudiera sufrir.

La doctora Nieves Palacios Gil-Antuñano en la guía del MAPA: Alimentación, Nutrición e Hidratación en el Deporte, encuadra al AOVE en el Grupo Alimenticio VII dentro de la Rueda de los Alimentos que los cataloga como alimentos energéticos que poseen el mejor perfil lipídico para los deportistas. Este tipo de grasas saludables son imprescindibles durante la realización del ejercicio, puesto que son el combustible idóneo para el músculo a medida que aumenta la duración del esfuerzo físico y disminuye la intensidad del mismo. La doctora afirma que los aceites vegetales son antioxidantes de los tejidos, protegen y reparan los tejidos dañados y así como el número de glóbulos rojos, además la carencia de esta fuente dietética durante la práctica deportiva provoca anemia.

En definitiva, la conjunción de dos iconos provoca que automáticamente el lector-espectador asocie un producto como algo muy bueno, ese el gran tino de esta campaña mediática. No soy nadie para dar consejos y además no tendré esa suerte, pero si tuviera la oportunidad de charlar con él, me encantaría alguna vez comentarle a nuestro querido Rafa como realizamos la gestión del olivar en cualquiera de nuestros abruptos cerros, que digo yo que bien le valdría como el mejor de los entrenos en plan <<Rocky>> para mantener ese increíble palmarés que atesora, en fin bromas aparte, mi más sincera enhorabuena, gran campeón y mejor persona. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario