Entrevista a Blas García, Presidente de PRODE


“Nuestro objetivo es mejorar la vida de las personas con discapacidad creando empleo para ellas”


EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


PRODE ha recibido recientemente el premio DIARIO CÓRDOBA como mejor empresa cordobesa del año. Un premio que para su presidente,  Blas García, significa el reconocimiento a una apuesta firme y decidida por  un modelo empresarial, que permite ver el ámbito de lo social como una importante oportunidad de generar riqueza social y económica. Toda mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad significará siempre un reto para una entidad que ya es un referente a nivel nacional.


Blas García es el presidente de la Fundación PRODE. /SÁNCHEZ RUIZ


– ¿Qué ha supuesto para PRODE el premio del Diario Córdoba como mejor empresa cordobesa del año?
– En primer lugar nos hace sentir muy satisfechos del trabajo que venimos desarrollando. En segundo lugar, al ser reconocidos en el apartado de empresa, nos permite observar que nuestra imagen refleja la filosofía con la que trabajamos, la de una organización que además de generar beneficio social también aporta riqueza económica. Y en tercer lugar nos anima e impulsa para el despliegue de las diferentes actividades que desde PRODE se están desarrollando en Córdoba y provincia.

– ¿Cómo están viviendo su crecimiento en el día a día?
– De alguna manera con sorpresa. No era un propósito de PRODE el crecimiento que estamos experimentando. En cifras nos movemos en una atención a 887 usuarios y más de 3000 familiares. Contamos con 412 trabajadores de los que 252 tienen reconocida una discapacidad. Todo viene dado por la misión y los valores con los que PRODE se ha comprometido socialmente. Si el objetivo de la organización es mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual y crear empleo para las personas con discapacidad en general, no vamos a ponernos fronteras donde trabajar por ello. Toda persona tiene necesidades muy diversas, desde el alojamiento a la manutención, pasando por su educación, la salud, el empleo, etc., y ahí vamos a estar siempre trabajando, buscando la manera de que las personas tengan igualdad de oportunidades para ser felices bajo el principio de universalidad. Y lo mismo nos da una persona de Los Pedroches, del Guadiato, de la capital o de donde sea.

– ¿Qué sueños le quedan por cumplir a Prode?
– Muchos, los retos por andar no tienen fin. Si observamos las mejores experiencias a nivel nacional e internacional veremos que tenemos mucho margen de mejora en la obtención de resultados. Todo lo que suponga una mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad significará un reto para nosotros.



– ¿Hábleme de sus nuevos proyectos?
– El más inmediato es poner en marcha la residencia para personas con necesidades de apoyo extenso y/o generalizado de Peñarroya-Pueblonuevo, que será de inmediato. Estamos también elaborando nuestro IV Plan estratégico que va a suponer una revolución organizativa. Y en el Área laboral hay dos grandes proyectos en marcha fundamentalmente, la fábrica para ensamblaje de motos eléctricas en Córdoba capital y un Centro de hostelería en Pozoblanco. Conscientes de la importancia del trabajo para el desarrollo personal de todo ser humano, cualquier oportunidad que tengamos de generar empleo para personas con discapacidad, la vamos a aprovechar.

– Se ha hablado mucho de la nueva gasolinera que van a abrir y de la ubicación.
– Sí, se trata de otro proyecto que va a permitir dar trabajo a cuatro personas con discapacidad. Efectivamente he oído rumorear que hay quien dice que ese tipo de actividad no puede ir ubicada donde está previsto instalarla, algo incierto ya que antes de encargar el proyecto se solicitó a la oficina de urbanismo del ayuntamiento de Pozoblanco el pertinente informe, que fue favorable. PRODE no va a desarrollar nada fuera de la más absoluta legalidad.

– ¿La labor de PRODE ha sido siempre bien entendida?
– De forma general sí. Son muchísimas las personas que cada día nos manifiestan su gratitud y admiración por lo que se hace. Es más, hacemos anualmente encuestas para saber la percepción social hacia PRODE y los resultados son muy buenos. Eso no quita para que haya quien no le guste algunas de las iniciativas que emprendemos, supongo que por interés particular. Fundamentalmente en el Área laboral hay quien piensa que le hacemos la competencia por contratar a personas con discapacidad de las que se recibe una ayuda. A quien piense así le diría que la competencia siempre es buena porque hace que se mejoren los servicios, por lo que quien gana es la sociedad que recibe mejores prestaciones. Y si por contratar a personas con discapacidad se obtiene algún tipo de beneficio, vivimos en un Estado social, democrático de derecho, bajo la misma ley, y esa opción la tienen todas las empresas sin excepción. Las personas con discapacidad tienen diez puntos más de desempleo que el resto de la población. Tan solo trabaja una de cada cuatro personas con discapacidad. Se trata de un colectivo muy perjudicado en el ámbito del empleo. Que haya medidas para compensar esta realidad me parece de justicia. Y esas medidas están al alcance de todos. Ojalá la empresa ordinaria contratara más personas con discapacidad, ojalá.



– Son un referente andaluz en su modelo de trabajo ¿Dónde está el secreto?
– El secreto es que somos una organización sin ánimo de lucro. Nuestro modelo y crecimiento son posibles porque todos los beneficios generados se quedan en PRODE; se reinvierten dentro para que más personas con discapacidad tengan una oportunidad de ser felices. Sería imposible de otro modo. Esta es la evidencia palpable de que trabajamos de manera ética. Además, hay varios aspectos que caracterizan nuestro modelo.
 Por un lado el conocimiento tanto en la vertiente de saber qué da calidad de vida a las personas, como en la forma de gestionar. Por otro lado la identificación con nuestros valores, algo imprescindible para trabajar por un objetivo en el que se cree. Y finalmente el inconformismo permanente en el que nos movemos, y que nos lleva a desarrollar nuestras capacidades al máximo. Todo ello se traduce en un resultado generador de bienestar para muchas personas, dentro de una sostenibilidad económica, social y medioambiental. No obstante somos muy conscientes del inmenso camino que nos queda por recorrer.

– Pínteme cómo es PRODE por dentro, ¿cómo se vive allí, qué se siente y que tipo de alegría se respira allí?

– Quien vive PRODE vive un modelo de vida en el que las personas son lo primero. Las personas por las que estamos aquí hacen que la vida sea muy sencilla. Da gusto compartir la vida con personas sin prejuicios que viven con total espontaneidad cada momento. La convivencia en este contexto nos ayuda a relativizar y no dar importancia a infinidad de cosas que no dependen de nosotros y nos hacen sufrir absurdamente. Personalmente creo que somos privilegiados por trabajar donde lo hacemos. Tener un trabajo consistente en generar calidad de vida obliga a vivir con alegría. Quien no comprenda lo que digo que programe una visita a PRODE, y lo comprenderá.



No hay comentarios :

Publicar un comentario