Fútbol = Amistad

MIGUEL BARBERO GÓMEZ


En fechas recientes han sido portada de todos los informativos y todos los medios de comunicación los graves incidentes protagonizados por padres de niños que jugaban un partido de fútbol.

Desde todos los ámbitos, yo también, se ha criticado duramente las actitudes de estos progenitores durante el trascurso de un partido de fútbol en el que jugaban sus vástagos. Las imágenes no dejan lugar a duda alguna; la violencia empleada por estos espectadores constituye un lamentable espectáculo y un fatal ejemplo para esos menores que tuvieron que sentir verdadero pánico al ver a sus familiares enzarzados en una batalla campal. Y, seguramente, esgrimiendo razones deportivas para tan violenta conducta.

Además parecerá, que la práctica del fútbol genera violencia. ¡Nada más lejos de la realidad! La práctica deportiva, y el fútbol lo es, genera en los jóvenes practicantes una serie de valores relacionados con la salud, la disciplina, la solidaridad, el compañerismo y la amistad.

Los comportamientos comentados tienen mucho que ver con la frustración, la envidia, el afán de protagonismo y el egoísmo. Ninguno de estos conceptos tiene cabida en el mundo del deporte, en general, y en el fútbol, en particular.

Pronto cumpliré los 70, y toda mi vida ha estado impregnada de deporte y de educación física. De joven competí varias temporadas en liga nacional de balonmano; después, dada mi profesión de maestro de educación física, han sido 40 años dedicados a esta especialidad educativa. Todo esto compatibilizado con mi condición de entrenador de fútbol (II Nivel), de tal manera que han sido casi 50 años dedicado al fútbol en todas su variantes, desde la Escuela Municipal de fútbol tratando con los más pequeños, hasta el fútbol senior de competición.

Creo que con este bagaje puedo opinar sobre este asunto sin tratar de dogmatizar, pero si de dar una visión documentada por tantos años de experiencias y por multitud de situaciones vividas.

No puedo negar que puedan darse algunas situaciones “subidas de tono” entre diferentes aficionados de distintos equipos futbolísticos. Pero fruto esporádico de aquellas frustraciones y falta de valores que existe en nuestra sociedad y que se manifiesta en todos los ámbitos, no exclusivamente en el fútbol.

En general, así lo creo, el fútbol genera sobre todo en los que lo practican, sean varones o mujeres, un sentimiento de amistad que suele durar para toda la vida. Hace unos días, menos de una semana, se ha formado un grupo de Whats App con este título: “Veteranos del C.D. POZOBLANCO”. La buena idea ha surgido de nuestro buen amigo Pedro Luque y está siendo todo un éxito de participación pues se han añadido veteranos de hace 60 años (Andrés “El Marusa”) y los más recientes que dejaron de jugar hace escasas temporadas. E incluso padres e hijos, como es mi caso.

La formación de este grupo utilizando las nuevas tecnologías nos ha permitido recobrar los abrazos sinceros de compañeros que habían perdido el contacto más cotidiano. Resulta emocionante leer las palabras de afecto que se dedican unos a otros desde los rincones más alejados de nuestro país.
Por todo ello y por lo vivido anteriormente es por lo que relaciono muy estrechamente el fútbol con la amistad verdadera. Y como leo en varios comentarios del grupo:


“El fútbol no nos dio dinero, sino un montón de amigos en todas partes”. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario