¿Dónde ha ido nuestro pasado?

DOLORES ARROYO LÓPEZ
POZOBLANCO


Estuve viendo las cruces de Añora, y comprobé cómo cada año se esmeran en hacerlas mejor, y más bonitas, en una sana competencia unas con otras para engrandecerlas y mejorarlas con la finalidad de que acuda más público a verlas.

Me fijé también en las fachadas de piedra que le dan a las calles una originalidad y singular belleza.
¿Qué por qué digo esto? Porque es una lástima que aquí en Pozoblanco se hallan encalado el trozo de piedra perdiéndose su originalidad, excepto algunas casas muy pocas que aún las conservan.

Me parece también ilógico que se quiten unas piedras de la glorieta de San Gregorio que datan del siglo XVII, que nos hablan de los canteros que hubo en Pozoblanco y nos pongan unas losas impersonales que las hay en cualquier sitio. El último cantero artesano que ha hecho esta cruz de “San Gregorio”, es Modesto Escribano Calero, de Pozoblanco, aunque la antigua cruz remataba en una pequeña cruz de hierro que ésta no la tiene.


Como ya me contaba hace tiempo un antiguo escritor e historiador de Pozoblanco, todo lo antiguo se destruye en este pueblo, y se sustituye por cosas nuevas que no tienen que ver con nuestro pasado y sobre todo con las personas que lo habitaron.


No hay comentarios :

Publicar un comentario