Desde mi ventana de Southampton... Un reconocimiento aún por ganar

MIGUEL CARDADOR MANSO 
(Ingeniero Superior Industrial)


Si hay un momento singular para tertulias de diferentes índoles, ese es sin duda el tiempo de sobremesa. Entre los comensales de una muy especial, se encontraban dos amantes de sus orígenes con un interés común que los confrontaba. Uno de Huelva capital, el otro de Pozoblanco.

Con todo lo anterior, era cuestión de tiempo que surgiera el duelo para determinar la procedencia de los mejores jamones de España y, por consiguiente, del mundo. La primera vez, tras dejar ventaja al onubense para hablar de las cualidades de los jamones de Jabugo, rompí mi silencio para preguntar: “¿Tú sabes dónde pasan muchos de esos unas buenas vacaciones de montanera, no? Pues en mi tierra, en Los Pedroches”.

Tras una sonrisa incrédula de este y de los compañeros de comida –la mayoría de ellos sevillanos-, proseguí con mi alegato: “Además, si los buenos jamones son de bellota, las bellotas son el fruto de las encinas y el bosque de encinas más grande del mundo está en Los Pedroches, ¿de dónde son por tanto los mejores jamones?”. Ante la vacilación mostradas por mis adversarios con mi argumentación, me vi obligado a solicitar el arbitraje del señor Google para corroborar la veracidad del dato sobre nuestra dehesa el cual, por supuesto, todos desconocían.

En las siguientes semanas, se sumaron otras porfías donde tiré de repertorio para sacar a relucir y demostrar realidades como la certificación de ‘Reserva Starlight’ ya que poseemos uno de los mejores cielos de Europa para ver las estrellas; la disposición de unas de las mejores pistas de tenis de Andalucía porque organizábamos un Challenger que hizo deslizar por ellas a tenistas como Tommy Robredo, Feliciano López, Verdasco, Almagro, Chela, Baghdatis, Granollers, Tsonga o Wawrinka; que la torre del homenaje más alta de España es la del castillo de Belalcázar; que la leche COVAP con la que beben el café del desayuno procede de nuestras explotaciones o que el primer campo municipal de golf se inauguró en Pozoblanco. Y para colmo, además de otras muchas más manifestaciones sobre nuestra posesiones más preciadas, a finales de enero cuando los debates estaban más candentes, va nuestro paisano Ángel Muñoz y gana la media maratón de Sevilla, resultado que les restregué en cuanto pisé la oficina el lunes.

Tras tal avalancha de orgullo patrio, el de Huelva tuvo que recurrir al único campo donde no podemos ganarles: “Si ahora las mejores gambas también van a ser de Los Pedroches”. A lo que respondí: “No, pero puedo llevarte a un par de sitios donde te las vas a comer mejor cocidas que en muchos lugares de Huelva”. A lo que me puso cara de no tener remedio y me dejó por imposible. Para mis compañeros de trabajo puede que siga siendo un ciego amante de mi tierra, pero si esto es así es porque con anterioridad lo único que sabían para su -y nuestra- desgracia de Pozoblanco y Los Pedroches era que allí murió Paquirri.

Cierto es que derrocar a las creencias urbanas es complicado. Por ejemplo, muchas personas atribuyen a Valencia la comunidad que mayor cantidad de arroz produce en España, sin embargo es Andalucía con el 40% del total. O desconocen que los mejores aceites no son los de Jaén, si no los de la Subbética Cordobesa, donde el año pasado las 5 primeras posiciones del ranking mundial ‘World’s Best Olive Oils’ fue copado por marcas de la zona. Por cierto, a pesar de que España lidera claramente la lista, si acudes a un supermercado en Inglaterra, encontrarás que los aceites más baratos y menos valorados son españoles a bastante diferencia de los italianos, quienes han sabido vender mejor su producto.

En ese mismo sentido, tuve que agachar la cabeza y reconocer ante mi colega onubense su mayor viveza a la hora de promocionar los jamones de Huelva frente a nuestra torpeza de no ser capaces de crear la denominación de origen Los Pedroches hasta el año 2006, mucho después que la de Guijuelo (1984), Extremadura (1990) o Huelva (1998). Como nunca es tarde si la dicha es buena, lo importante es que poco a poco vamos dando grandes pasos para que se reconozca lo que nos corresponde por derecho: que al norte de Córdoba, entre otras muchas cosas, se crían y están los mejores jamones del mundo. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario