Un soponcio en Semana Santa

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


¿Quién no ha dicho alguna vez que le va a dar un soponcio? ¿Y llorar como una magdalena? ¿A quién no le han dado la matraca hasta hartarlo? ¿Alguien ha montado un cristo o ha acabado hecho un cristo en algún momento?

Ahora que llega la Semana Santa, pensemos en todas las expresiones que decimos cotidianamente. Muchas tienen su origen en los libros bíblicos y seguro que no éramos conscientes de ello. Investigando por internet, he encontrado muchos datos interesantes (sí, no todo es malo en la red).

Por ejemplo, ser más falso que Judas tiene una clara relación con el discípulo que traicionó a Jesús. Soponcio parece ser que proviene de Poncio Pilato, quien mandó cruficiarlo, y estar hecho un cristo es alguien con un estado lastimoso, el mismo que tenía Jesús durante su pasión y muerte.

La matraca es un instrumento de madera con sonido desapacible usado en Semana Santa en lugar de campanas para simular los trastornos naturales que relata la Biblia por la muerte de Cristo. “Llorar como una magdalena” se refiere al pasaje del evangelio en el que María Magdalena lava con sus lágrimas los pies de Jesús. Y la expresión “otro gallo cantaría” tendría como origen el pasaje en el que el gallo cantó después de que Pedro negara conocer a Jesús en tres ocasiones.

Curioso, ¿verdad? Si tenéis interés, en internet podéis encontrar el origen de muchas más expresiones como éstas. Yo os dejo y me lavo las manos antes de que se líe alguna barrabasada porque no quiero pasar por un calvario y acabar hecho un cristo. Espero que estéis más felices que unas pascuas durante la Semana Santa, que en Pozoblanco sabe a gloria. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario