Tres días de baja cuando la regla duele

MIGUEL CARDADOR LÓPEZ
(Presidente-Editor)


Hay países como Japón, Indonesia o Corea del Sur donde ya conceden estos tres días a las mujeres trabajadoras, cuando le sube la regla con dolor.

Ahora por primera vez llega el debatir esta opción a un país europeo, concretamente al Parlamento italiano, con lo cual, si la aprueban, será el primer país europeo en hacerlo.

Los médicos defienden la medida para que las dolencias estrictamente femeninas dejen de estar ninguneadas.

Un tercio de mujeres, aproximadamente, tienen un dolor severo durante su regla (dismenorrea), que les impide hacer su vida normal, según afirma Milagros González, miembro del grupo de trabajo de atención a la mujer.

El síndrome premenstrual es un cuadro médico que cuenta con una serie de síntomas emocionales y físicos, como son dolor, hinchazón, síndrome disfórico (cambio de humor) y también fuertes migrañas.

“En todos los servicios ginecológicos debería de existir un protocolo para el abordaje de este dolor”, según afirma Raquel Tulleuda, ginecóloga del hospital Santa Caterina de Salt (Gerona).

Es importante que la mujer que lo sufre se sienta escuchada, acompañada y sobre todo atendida por su médico. Esta doctora señala que “como problema de fondo, como en casi todo, la medicina ha estado dirigida durante siglos por hombres, y todas las cosas que son estrictamente femeninas, como el dolor menstrual, están ninguneadas”

El debate en Italia tiene que servir por tanto para que la sanidad se conciencie que tratar el dolor de la regla es algo fundamental. Lo que ha llegado al Parlamento italiano en la teoría es bueno, pero en la ejecución es bastante difícil, pues habrá que definir muy bien los términos, ya que el dolor es algo muy subjetivo. Este problema que afecta a muchísimas mujeres, no solo afecta en su calidad de vida, sino que afecta en su productividad laboral, de forma global podríamos estar hablando de un tercio del total de las mujeres en edad de tener la menstruación.

En el país transalpino lo primero que han hecho es poner nombre y apellidos a un problema real que existe, y por lo tanto eso ya es un paso muy importante.

También será muy importante ver los términos que se utilizan, ya que realmente no se le puede denominar permiso, pues denominarlo así es alimentar el estereotipo negativo en contra de la presencia laboral de las mujeres. Cuando hablamos de salud estamos hablando de bajas laborales, un derecho que tienen los trabajadores y trabajadoras como parte de una sociedad democrática.

En el país vecino no se ha hecho nada más que abrir un debate, al que sin duda en un futuro lo seguirán otros, estando convencido que nuestro país será uno de ellos. La incógnita es saber cuántos años tardarán en hacerlo, porque al final y resumiendo, de lo que se trata es repito de un derecho al cual habrá que dar un permiso laboral retribuido de tres días para aquellas trabajadoras que sufran fuertes dolores a causa de la menstruación, y donde la honestidad y profesionalidad de los médicos jugará un papel determinante para que este derecho se utilice bien.

Yo estoy totalmente de acuerdo con esta medida, ¿y usted, también lo está? 


No hay comentarios :

Publicar un comentario