Los Pedroches debe rescatar su espíritu

EMILIO GÓMEZ 
(Periodista)


El secreto de conseguir algo es el trabajo y el esfuerzo. No hay más. Tenemos aquí el ejemplo de nuestros ganaderos y agricultores que en unas tierras poco fértiles han sabido sacar rentabilidad máxima a sus proyectos.

Un plato de jamón, contemplar las estrellas y pasear por la Dehesa. Estas son las tres revoluciones para hacer de Los Pedroches un lugar turístico y paradisíaco. No obstante, la Comarca de Los Pedroches es algo más que un escenario si queremos sacar de ella mucha más rentabilidad. Hay que convertir a nuestra comarca en un personaje, en algo vivo que mueve, que crea y que produce.

No es tanto el escenario, que también, sino la gente que actúa en ella y la que ha actuado. Esa es otra. No se puede tomar esa corriente modernista de destrucción de la memoria, la destrucción de la identidad de las ideas y de todo aquello que nos hace ser quienes somos.

Los Pedroches debe rescatar su espíritu. Ese que nos lleve a una comarca real que sabe lo que quiere y que no viva en un mundo de fantasía. Es cierto que tenemos un gran paraíso pero todos sabemos que es un paraíso lejano y muy mal conectado. También que no hemos puesto en valor lo suficiente a nuestras gentes. La conservación del mayor bosque adehesado de Europa es fruto de los trabajos agrícolas y ganaderos que se han hecho y se están haciendo. Lo mismo ocurre con nuestro aceite y la apuesta por el ecológico. La madera de trabajador infatigable que tiene el hombre del campo, su indomable voluntad y su sagacidad para salir adelante han hecho que se cree riqueza.

Tenemos que creer en nuestro potencial y conocer lo que tenemos. No corren buenos tiempos para soñar con cosas que no son reales pero sí para poner los pies en el suelo y aprovechar los recursos. Los Pedroches siempre será un paisaje que perdure, de campo, campo. Lo he escrito dos veces, lo sé. Fuimos, somos y seremos la suma de 17 pueblos creativos, constantes, orgullosos, fuertes y trabajadores. No nos queda otra. Los de fuera ojalá que vengan a contemplar las estrellas para que hagamos caja con el turismo. Nosotros también pero sabiendo que nada viene llovido del cielo. Así ha sido siempre y lo será por muchos años. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario