El turismo es la salida que nos plantean

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)

El turismo es la salida que nos plantean para evitar la despoblación de los pueblos de nuestra zona. Y dentro de ella, está la dehesa. Siempre ha sido uno de nuestros tesoros. Siempre ha estado ahí. Las encinas, muchas, son centenarias. Se están cayendo de viejas. El árbol es un ser vivo y que, como todo ser vivo, se muere. Es por ello que ahora buscamos el paisaje perdido.

En nuestra dehesa podemos disfrutar de llamativos amaneceres, de la luz de los atardeceres, de las flores, de la hierba, de los animales en libertad. Parece que lo hemos descubierto ahora. Nuestros antepasados sabían, desde siempre, de estas  bondades de nuestra naturaleza. Por eso la cuidaron, por eso se quedaron y por eso lucharon. Nos dejaron un ‘tesoro’. Vivimos tan poco tiempo que no podemos descubrir muchas cosas. Es por ello que es muy importante mirar el legado de otro tiempo y la naturaleza.

Nos confundimos porque perseguimos, durante mucho tiempo, a los que cuidaban esa naturaleza. Eran los ganaderos, agricultores, productores de leche, de vacas de carne. ¿Y ahora dónde están? No están, se han ido muchos. Han dejado los cortijos. Por eso no sustituyen las encinas que se caen. Por eso no hay ganado que limpie la dehesa. No solamente que no hemos cuidado a nuestra dehesa  sino que no hemos cuidado a nuestros ganaderos que eran los guardianes del preciado tesoro y el sustento de nuestra economía.

Ellos crearon un mundo con paredes de piedra, colocadas una a una. Ellos crearon las cuadras y zahúrdas para el ganado. Ellos abrieron los caminos para llegar al sitio, colocaron alambres y portones, que se abrían en todos los lugares. Todo con mucho trabajo que no fue recompensado. Perdimos una forma de vida. La seguimos perdiendo cada día. Nos hemos acostumbrado al mando a distancia. Nos dicen que desde tu casa puedes llevar tu negocio a distancia, abrir tu explotación y dentro de poco ordeñar las vacas. ¡No hay que estar en el sitio! No sé, pero en los sitios hay que estar para pisarlos, limpiarlos y hasta explotarlos. No es todo tan sencillo. No hay una imagen del campo, de la dehesa que no comunique. Es arrolladora  su belleza. Está muy bien la dehesa como oferta de ocio aunque que no se nos olvide que es una tierra para trabajarla. La dehesa no es un jarrón que se vende colocándolo en el escaparate. Necesita de la gente del campo. Sí, esa gente que no es de chaqueta ni de pelo engominado. Es natural como la tierra misma.

Decía Walt Disney “puedes diseñar, crear y construir el lugar más maravilloso del mundo pero se necesita gente para hacer el sueño realidad”. El lugar está construido, nos vino dado. Hace falta la gente. Necesitamos a la gente que cuida la dehesa. No veo a muchos ganaderos dentro de los grupos que promueven el desarrollo turístico de Los Pedroches, y son  ellos los que mejor conocen el reclamo turístico que vamos a ofrecer (La Dehesa).


Hemos convertido el campo en una oficina de despacho. Todo son papeles, burocracia y controles. La gente que trabaja en el campo gasta casi la mitad de su tiempo en arreglar los trámites que le exigen. En ese tiempo dejan el campo abandonado. Mucha de la burocracia es para facilitar el trabajo a las administraciones. Y entretanto, ¿quién cuida el campo? Cada vez menos gente. Este trabajo es cada vez menos productivo. A pesar de ello, las exigencias de la burocracia son más severas y los castigos más duros. En los últimos tiempos muchos han colgado las botas de agua, han dejado las llaves del tractor y se han ido al pueblo dejando una vida que les pertenecía. Sin embargo, las administraciones siguen vendiendo nuestro campo como futuro. Vaya contradicción que los mismos que han quemado el futuro del campo lo vendan como porvenir. Hemos manipulado nuestra creación original.  Hemos agotado su vigencia para el futuro. El campo se está quedando cada vez más solo porque está dejando de ser rentable. Podemos hacer de él un lugar paradisíaco, que lo es, pero no sólo es un lienzo pintado o una fotografía que cuelga de la pared del despacho. Es mucho más. Está labrar el campo, cosecharlo, mimarlo y ayudarlo.


1 comentario :

  1. Amigo Emilio. Verdaderamente, la dehesa la estan preparando, para venderla, llegara el dia que se la despropien a sus dueños, permitiendole a ellos, su estancia, convirtiéndolos en guardas de sus propias tierras, y todo gobernado por Europa.
    Siendo esta formula una mas de las que nos implanta la EU para irse cobrando de tantas subvenciones, como nos han dado a España, para los Españoles. Como aquel programa de radio, que se titulaba " España para los Españoles ".

    Dia a Dia nos iremos dando cuenta, que la EU no todo es bueno lo que nos vienen, implantando en nuestra poblacion. No se que lumbreras, puede llegar a pensar, en pagar dinero y subvenciones agricultores, por no sembrar la tierra, y dejarla muerta.

    Pero quien convence a tanta juventud, que estan estudiando y haciendo sus carreras en distintos paises de la EU. y los que las han echo, esas becas, viajes, fiestas, y todo lo que les han inculcado desde la EU.

    Ahora tu crees que esos jovenes y jovenas, van a querer trabajar en el campo.
    Al final le vamos a tener que dar la razon, a Donald Trump, y al Reino Unido.
    Que Dios que es grande nos ampare. Amen VCR.

    ResponderEliminar