Belalcázar rinde tributo al mundo de la trashumancia

SATURNINO MUÑOZ
BELALCÁZAR


Cada vez son más y más acertadas las iniciativas que se realizan en distintas localidades de la comarca de los Pedroches para recuperar diversos aspectos de la vida cotidiana del pasado de esta tierra y de sus gentes. Existe desde distintos colectivos y administraciones públicas un deseo por conservar y evitar que se pierda para siempre una memoria colectiva llena de peculiaridades y rasgos propios que ha singularizado e identificado durante siglos a este espacio de frontera con respecto a otras zonas. Todas las fuentes históricas y estudios sobre el origen de muchas de las poblaciones que surgieron tras la reconquista cristiana de estas tierras en la baja Edad Media ponen de relieve la importancia de las cañadas y veredas destinadas al tránsito del ganado, así como las aportaciones demográficas y culturales de los ganaderos de la meseta que decidieron aprovechar estos pastos y dehesas.

Durante todo el pasado fin de semana el protagonismo en este objetivo correspondió a la localidad de Belalcázar, que vivió su segunda edición del día de la trashumancia y el pastoreo, reforzando así una iniciativa pionera surgida el pasado año y que se va consolidado en el calendario de este tipo de propuestas. Un evento que ha estado dirigido un año más a la recuperación y difusión de la vida y las costumbres de los pastores, una tradición popular muy arraigada no solo en este municipio, sino en toda la zona norte de la provincia de Córdoba.



El día de la trashumancia se ha transformado ya como una actividad de dinamización socioeconómica a través de la promoción del patrimonio natural, cultural y turístico de la zona. Un encuentro de carácter festivo con un variado programa que ha servido de estímulo para que los más jóvenes se adentren en el conocimiento de unas actividades económicas esenciales en el territorio pedrocheño, pero también para mantener vivas y promocionar costumbres que cobran ahora un nuevo auge gracias al turismo y la llegada de visitantes.

Este año se ha conseguido un importante aumento de los participantes en cuanto al número de personas asistentes, la presencia de empresas y de asociaciones locales. Los visitantes pudieron contemplar talleres de elaboración de quesos, nazurones y calostros, degustaciones de migas, caldereta de cordero, exhibiciones de esquila de ovejas y visitas guiadas por los recursos turísticos más importantes de la localidad.


Una de las propuestas más singulares fue el recorrido que realizó un rebaño de ovejas por diferentes calles del casco urbano.




No hay comentarios :

Publicar un comentario