Qué lástima de Esperanto

DIEGO GÓMEZ PALACIOS


En los últimos años 50 mi padre me dijo que existía un idioma llamado Esperanto, sin irregularidades, muy fácil de aprender porque sus reglas eran simplísimas y con una lógica más parecida a la aritmética que a la gramatica. Los promotores de tal idioma pretendían que fuese el vehículo de comunicación entre todos los ciudadanos del mundo, aunque no dispusiesen de un importante nivel de formación académica.

Me agradó la noticia pero me sorprendió que ni en Primaria ni en el Instituto se nos dijese ni pio de tan interesante idioma.

Casi me olvidé del asunto, pero he aquí que hace unos días, naufragando más que navegando por Internet, buscaba espárragos y tropecé con el Esperanto; cualquiera puede encontrarlo en Geoogle y obtener más información, aunque me satisface haberlo descubierto y contarlo.

Como ya sospeché en su día, el Esperanto olía y confirmo que sigue oliendo a rojo muleta desde kilómetros:

Un médico, judío ruso, llamado Zamenhof creó el Esperanto en 1857, siendo aceptado y ponderado por León Tolstoi en 1895. Aún no existía la Unión Soviética, pero el pueblo llano ya se estaba cabreando con los zares. Pero después en USA, cómo no, fue declarado antiamericano porque se pretendía con su difusión la “barbaridad” de establecer una comunicación fácil entre la clase trabajadora de todo el mundo. También, pero sin pregonarlo fue considerado como “anti” en todos los países, incluso Rusia, pero algo menos.

En 1921 la Asociación Mundial Anacional, esperantista, se declaró no neutral, sino obrerista, con el objetivo de servir al proletariado.

No obstante creo que su fracaso se ha debido a la inadecuada, por ingenua, gestión que han desarrollado para implantarlo. Han evidenciado una enorme bisoñez e ingenuidad parvularias, comparable en algunos aspectos a la de los anarquistas (me refiero a los pocos anarquistas que he conocido personalmente) y para más INRI han demostrado una simpatía y aprecio mutuos esperantistas y anarquistas que los apoyaron en su congreso de Ámsterdam de 1907.

Todos los países e incluso organizaciones como la ONU y la UNESCO han tenido la hipocresía de reconocer a los esperantistas y su idioma pero los han obviado e incluso combatido, como ocurrió, sin ir más lejos en España, cuando con motivo de la guerra civil, por decisión de quienes podían hacerlo, fueron fusilados los esperantistas por el hecho de serlo.

Estas criaturas tenían la costumbre en las asambleas generales que periódicamente celebraban en distintos países, nombrar como presidente de honor a la máxima autoridad del país. Cuando en 1968 tocaba celebrarse en España y por no romper la tradición nombraron a Franco presidente de honor.

Creo que el egoísmo de los distintos países, más que nadie los ingleses, por imponer su idioma como medio de comunicación en todo el mundo, más otros intereses colaterales, así como el temor de quienes manejan las economías a nivel mundial, a que las clases humildes y currantes puedan comunicarse sin problemas idiomáticos, han conseguido que este idioma que suena parecido a esperanza, quede controlado por los poderes fácticos y desesperanzado. 


1 comentario :

  1. En los próximos 5o años, el Esperanto habrá conquistado su espacio en los corazoncitos de los hombres de buena voluntad. Reconocido y regulado por la UE, Incluido en el Marco Europeo de Referncia para su enseñanza, establecidos los niveles universitarios para la Licenciatura y el Doctorado, etc Ahora mismo internet y resto de Redes Sociales son sitios donde se dirime su hegemonía. Y YouTube está repleto de cursos audiovisuales muy atractivos y modernos.....

    ResponderEliminar