Somos comarca

Hace unas semanas sacábamos en este semanario las estadísticas de población de Los Pedroches. Estamos perdiendo gente. Llevamos haciéndolo una década de forma considerable. La gente se marcha cada vez más. No solo de los pueblos, también del país.

Esta semana se ha tensionado la cosa con el tema de la Mancomunidad y la posible salida de Pozoblanco de ella. En el consistorio pozoalbense quieren y desean seguir siendo COMARCA. Nadie ha renegado de serlo. Todo lo contrario. Lo que sí han mostrado es su disconformidad con distintas políticas llevadas a cabo en la institución comarcal.  Emiliano Pozuelo sabe perfectamente que la comarca necesita de Pozoblanco y que Pozoblanco necesita de la comarca. No es fácil ser alcalde de un pueblo. Incluso más complicado es  serlo de todos los municipios y con cada uno de un partido. Esto es muy complicado, y lo sabe Juan Díaz, al que le han tocado situaciones que para él se han quedado. Además en los últimos meses lo hemos visto muy activo en los actos de muchos pueblos. Algo importante pues la Mancomunidad se tiene que dejar ver.

Todos llevan razón en muchas de las cosas que dicen. Los unos y los otros. Es por ello que se deben de sentarse y dialogar. Hay muchas cosas de las que hablar. Reconocer lo bueno y lo malo que se ha hecho, lo que se puede hacer y cómo podemos caminar más unidos, casi juntitos en todo. Comarca somos todos independientemente de que se esté o no en la institución, de que se esté más o menos de acuerdo con ella.

Bien es cierto que la Mancomunidad es el  lugar institucional  que hemos creado para sumar y multiplicar, para incluir, para comprender y comprendernos, para entender y entendernos. Es por ello que tiene su importancia.

En los pueblos y comarcas tenemos que partir desde las necesidades de la gente de la zona, no de ideologías, uniendo sus voces para resonar en un solo grito. Con tantos pueblos y tantos signos políticos nos volveríamos locos en esa tesitura. En Los Pedroches queremos ver ilusión, paz y progreso. Somos pocos y no podemos ir cada uno por nuestro lado. El político, el profesor, el ganadero, el  médico, el abogado, el empleado, el trabajador del sector público y el del sector privado, los  ancianos, las mujeres, los hombres, los jóvenes, los niños. Cada vallesano tiene que escribir una página del libro de su comarca.

Todos nos tenemos que fijar un objetivo para saber lo que queremos ser. ¿Qué comarca nos gustaría crear, cómo nos gustaría crecer, vivir? La gente es la que tiene que planificar el sitio donde vive. Cierto es que hay que seguir una estrategia para cumplir la misión de hacer una comarca más rica y más unida. Y en esa estrategia no se debe excluir a nadie ni por ideología ni por situación laboral. Todos aportando lo que tienen.  Nadie te regalará el futuro que deseas, tienes que construirlo. Nadie te da la cosecha que tú no hayas sembrado.

Editorial del número 98 del Semanario La Comarca en la página 2 del mismo.


La Mancomunidad puede ser ese nexo de unión. Para ello debe de fortalecerse. Y lo puede hacer. Todo eso se logra con entendimiento y con cooperación. Hay que entender al otro lo que dice y por qué lo dice. Para caminar unidos no se puede hacer demagogia ni sacar de contexto las palabras del vecino. Aquí no hay oponentes, solo compañeros si se quiere sacar algo.  Aquí lo que tiene que haber es una identidad esencial de comarca.  La solidaridad entre los pueblos, no tiene que ser una utopía, es una necesidad. Es muy importante comenzar por el conocimiento de lo que nos rodea.

La mayor riqueza de Los Pedroches, es su gente, las personas que viven en ella. Hay que establecer los vínculos para que se relacionen, trabajen, consuman, se diviertan  y en definitiva vivan.  Los vínculos entre los pueblos nos harán fuertes. La comarca que tenemos está atenazada por la despoblación. Un problema grande. Nuestra riqueza son nuestras gentes. Si se van, nos quedamos sin nada.  Si queremos evitar esto, tenemos que darle vida. Y esto se hace sin mirar a las ideologías de cada uno, pueblo o Mancomunidad. Esto es de todos. Tenemos que pedir cosas al que gobierne en Córdoba, Sevilla o Madrid. Los políticos solo se pueden justificar ante sus ciudadanos, no ante sus partidos. En el Gobierno Central sí pueden hacer política de una u otra ideología porque los recursos son los de todo el país. En la Junta de Andalucía también porque los recursos son los de toda la región  pero en una comarca con 53.812 habitantes no hay margen para desarrollar una política u otra basada en una ideología u otra. Somos pocos y no podemos ir divididos. La plataforma efectiva para la unidad puede y debe ser la Mancomunidad. Esa plataforma efectiva debe entender, que independientemente del que haya  sido electo para liderar el proyecto, todos los demás han sido electos para unirse y contribuir con la visión de nuestra comarca. El mundo político debe mirarse en el mismo espejo que se miran los ciudadanos. La realidad vista a pie de calle, de trabajo, de barrio. Mucho más cuando estamos tan próximos.

Las administraciones no están  para redistribuir fondos, sino para producirlos. Y esto se hace a partir de cada ciudadano.  Los Pedroches tiene que despertar. Para ello es indispensable que las instituciones propicien su activación como generador de ideas y acciones.

Y lo más importante, sentirnos todos de Los Pedroches. Cuando un viseño y un tarugo se encuentren y compartan sus experiencias, habrá comarca. Cuando un jarote y un noriego se encuentren y compartan sus experiencias, habrá comarca. Cuando un mojino y un pedrocheño se encuentren y compartan sus experiencias, habrá comarca. Sin embargo, si solo comparten sus experiencias dos del mismo pueblo y no se deja que entre nadie más, no habrá comarca. La unión gana. Mucho más con  virtudes que suman y multiplican, y excluyendo lo nocivo que resta y divide. Para que haya el futuro que todos queremos, es necesario sembrar el presente con valores, trabajo, unidad, coordinación, solidaridad, apoyo…Hay que convertir en efectivo el  sintagma de “La Comarca somos todos”. En la vida de los pueblos, conocernos es encontrarnos. Tenemos que encontrarnos en lo que nos rodea. Para salvar la comarca, primero hay que unirla.


Pozoblanco será comarca esté o no esté en la Mancomunidad dicen desde el consistorio pozoalbense. Es verdad. No tenemos duda que siempre será comarca. Lo ideal es que sea también desde la Mancomunidad de Municipios aunque sería bueno que una vez llegados a este punto, desde la institución comarcal se estudiaran sus propuestas, hubiera más reuniones (si hay un problema como éste) y se debatiera. De eso se trata, debatir. Tenemos mucho de qué hablar en los pueblos y mucho que compartir. Nos gustaría que cada cosa de un pueblo fuera de todos. ¿Y si fuéramos un pueblo grande donde todos fuéramos a una y dejáramos los localismos a un lado conservando, eso sí, cada uno su nombre? Tenemos que luchar por ello. Y no engañarnos. Nos necesitamos todos y hablando se entiende la gente. Una frase poco poética pero que lo resume todo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario