Elogio del centrismo del Pe+

ANTONIO JIMENO MÁRQUEZ


Dicen muchos politólogos que el centro político no existe. Argumentan que quien se posiciona en ese imaginario lugar es porque desea evitar tener que asumir responsabilidades. Y puede que sea verdad. Pero también puede que sea mentira, es decir, puede que sea verdad que el centro existe. Yo creo que el centro existe porque existe el Pe+; o mejor dicho, existe el Pe+ para corresponderse con ese centro. Porque si no fuera así, ¿para qué se creó el Pe+ entonces?

Uno entiende al Pe+ como un partido en el que la ideología, tal como hay que entender el concepto, no tiene cabida. Entiende al Pe+ como una maquinaria administrativa, más racional que emocional e infinitamente más realista que idealista. Si algo no puede hacer el Pe+, desde mi punto de vista como votante, es identificarse ni con el sectarismo maniqueo ni con ninguna posición militante, sea del signo que sea. Más: en el centro no hay demagogos y sí personas que afrontan la realidad con responsabilidad y sin artificios. Ya están los demás para hacer populismo y para satisfacer las cosmovisiones de sus jefes.

¿No es el sentido común el leitmotiv de la agrupación? ¿No han manifestado que Pozoblanco, el bienestar y las proyección de sus ciudadanos sea cual sea su condición, es su único objetivo? ¿Acaso lo votamos para otra cosa que para tratar por igual a todos ellos? El Pe+ se creó, pienso, para tratar de potenciar lo que nos une y renegar de lo que nos separa.


Si es así, larga vida al centro útil en positivo. Si no es así, por mí, que muera mañana mismo.

Página 3 del número 98 del Semanario La Comarca (14/01/2017).

No hay comentarios :

Publicar un comentario