El fútbol necesita espectadores

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)


Tengo que escribir de mi histórico Pozoblanco. Y lo hago desde el deseo y desde la nostalgia. Desde el deseo porque ha sido un club que nos ha identificado siempre. Y desde la nostalgia pues nos ha dado muy buenos momentos. También malos. Los que me han acompañado en la labor de seguirlo durante tantos años, saben que esto conlleva sabores dulces y agridulces. Me quedo con los buenos momentos.

Decía Amaral en una de sus canciones “Han pasado demasiados años, desde los días dorados, cuando fue portada de todos los diarios y ahora que la luz no brilla quién se va creer tu historia”. Los que la vivimos y la disfrutamos no solo la creemos, la contamos y la esperamos. Sin duda, la espera es de volver a Tercera, de ver el campo lleno y qué el fútbol sea lo que fue. Ya lo sabemos que los grandes equipos y las grandes cadenas de televisión, nos lo tienen secuestrado. No solo al Pozoblanco sino a todo el fútbol modesto.

El equipo está metido ahí en la parte alta de la tabla. La temporada está siendo buena pero no noto la alegría. Hace tiempo que la alegría desapareció de muchos equipos modestos. Superviven, todos, con muchas dificultades. Su crisis es de seguidores. De repente, nos fuimos todos con los grandes (Madrid, Barça o Atleti) y dejamos a los clubes nuestros de toda la vida compuestos y sin novia. La gente perdió el compromiso con los suyo, olvidó las alegrías del pasado en el campo y dejó de interesarse por lo pequeño y cercano.

El Pozoblanco es mío y tuyo también. Como diría aquél técnico de aspecto extraño, de verbo fácil y de derrotas encadenadas, Luis Alonso; “el fútbol es de los que lo quieren y se juega dentro y fuera del campo”. ¡Qué verdad! Los futbolistas sin espectadores no son nada. Alonso no fue un entrenador recordado en Pozoblanco por sus éxitos pero sí por sus palabras como lo fue Tartilán, el brujo gallego, quien nos preguntaba a los periodistas. “ustedes, cuando van a preguntarme algo comprometido, no ven que el equipo va mal. Un periodista es como un futbolista, no puede jugar con miedo, jueguen y pregunten por favor”. El veterano entrenador pasaba tanto tiempo con los periodistas que alguien le leyó la cartilla, “no ve usted que son periodistas”. Su repuesta fue categórica, “sí, me los presentaron ustedes cuando llegué, pero sepan que del portón verde para fuera, me junto con el que yo quiera”.

El C.D.Pozoblanco nos ha regalado muchas cosas, goles, emociones, tardes de fútbol y con los amigos, pasión, ilusión. Demasiadas cosas para dejarlo sin más. El fútbol necesita espectadores. Quizás no volverá a ser lo que fue pero sí tenemos que mantenerlo pues es tan nuestro como nuestra tierra. Por aquí han pasado tantos jugadores, Coco, Rojas, Utanda, Raíllo, Pablo, Niño, Hueso, Jiménez y los muchos locales que han salido y triunfado.

El otro día hablaba con algún directivo del Pozoblanco y los hombres están desesperados con la situación. Es normal pues no ven la salida. Es duro encontrarse solos hasta los domingos de partido. Todos tenemos que ayudarle. ¡Es el Pozoblanco! 


1 comentario :

  1. También hace falta informadores que no mal meta a jugadores y entrenadores por eso la nostalgia que tienes. Tu eres uno de los culpables de la situación del CD Pozoblanco amigo Emilio.

    ResponderEliminar