Los que se quedan en los pueblos salvan el patrimonio de la zona

EMILIO GÓMEZ
(Periodista-Director)


Los Pedroches ha sido una comarca agrícola, seca, que se ha dejado la vida en el campo. Gente que ha cultivado su tierra. En esa tierra también han metido animales para ir marchando y de eso ha vivido. De eso y del comercio  echando horas, tragando sapos al servicio del cliente, haciendo kilómetros para traer los mejores productos por carreteras terribles.

 Nadie nos ha regalado nada. Me da mucha pena que tanta gente se haya marchado al otro mundo sin  el reconocimiento a una vida de sacrificio. Me merece mucho respeto esos vecinos que no tuvieron calidad de vida, que se pasaron la vida labrando, trabajando, cavando, ordeñando,  vendiendo, mojándose, aguantando, transportando,  tratando, pasando miserias. Gente como tú.

 Somos pueblos humildes en Los Pedroches. Lo fuimos más en el pasado cuando la gente no tenía coche, cuando compraba lo justo para comer, cuando no tenía la despensa llena, cuando incluso pagaban a plazos en una libreta en el comercio del barrio.

 Nos duele y nos duele mucho que no nos demos cuenta que la gente que ha mantenido nuestros pueblos es la que se ha quedado en ellos. 

Han hecho todo lo posible por salvar el patrimonio de todos y el suyo propio a base de sacrificio. Y duele que ahora los crucifiquen con impuestos, que si con el catastro, que si contribuciones que  suben o se disparan directamente. Nos cosen a impuestos (IBI, recogida de basuras, licencias de obras, de aperturas, IAE, recaudación, impuesto sobre vehículos, plusvalías).

 Hay que reconocer el esfuerzo de esa gente que ha salvado nuestros pueblos. Y lo tenemos que hacer sin ahogarlos. Los que se han quedado aquí han salvado los pueblos primero con su presencia, segundo con su trabajo y tercero con sus impuestos, pero ya está bien. 

Que nos dejemos de utopías y de una vez por todas a esa gente que se ha pasado media vida tirando de nuestros pueblos, le demos un respiro.

 Queremos a los vallesanos ausentes pero tenemos que esforzarnos por los que viven aquí que se esfuerzan para  que nuestros pueblos estén en pie día tras día. En los ayuntamientos dejémonos de cosas banales y miremos nuestro patrimonio que son las gentes que lo conservaron. 

Los que viven aquí y mantienen el patrimonio de los pueblos y el suyo propio pagan un precio demasiado alto por ello. Los que se han quedado en los pueblos a través del tiempo han sido esenciales para la conservación del territorio. 


Deberían pagarle por ello y no hacerle pagar tanto. Algunos ya se plantean si merece la pena tener algunas propiedades o abandonarlas. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario