Los ídolos de toda la vida

MIGUEL CARDADOR MANSO Y PEDRO JESÚS ARÉVALO FRUTOS


Dormir es de cobardes, lema de una tribu insomne. Son las 5:00 am del 20 de Junio cuando apagamos nuestros televisores y cerramos los ojos de forma paralela al curso baloncestístico 2015-2016. Lebron James acaba de dar jaque mate al equipo que, para la prensa deportiva que se nutre de resúmenes y “espectadores” sin ojeras, dejaban en el banquillo a los Bulls de Michael Jordan. Se erigen los ídolos de una nueva generación, mientras se difumina el legado de los iconos infantiles de quienes escriben estas líneas y sus coetáneos. Algo se muere en el alma cuando ÉL dejó de jugar…

+Amigo Jesús, la RAE define los ídolos como “personas o cosas amada o admirada con exaltación”.

-¡La RAE!, ¿esa entidad que prostituye el uso del castellano? Y disculpa, según ellos llámame “dotor” Jesús.

+Manda “uebos”, que dirían. Como te iba diciendo, los ídolos pueden ser de muchos tipos, clases y condiciones; pero todos tienen una característica en común, a la vez que vas creciendo estos van retirándose o, desgraciadamente, viajan a otros lugares no terrenales para culminar la grandeza de su leyenda.

-En ocasiones, cambian su ubicación en el campo como Zidane, que pasó de bailar sobre el césped a dirigir desde fuera. En otros casos, ocupan otro lugar en la memoria. Siempre nos quedará tirar de archivo, emulando a nuestro Arturo Luna.

+Si, y aunque tengan alguna mancha en el expediente, como el cabezazo a Materazzi, nunca dejarán de ser nuestros héroes. Para mí, este año ha sido especial con la retirada del último ídolo en activo que ocupaba mis neuronas desde la infancia, Kobe Bryant. La “mamba negra” dejó de picar.



-Kobe necesitó anunciar con estruendo su retirada, otros como Garnett supieron pasar de jugador franquicia a actor secundario. Si he de concederle, como en el caso de Francesco Totti, la fidelidad a unos colores, algo escaso hoy día, donde el mejor postor decide cual fue “el club de tu vida”. Algunos marchan por hambre de anillos. Una vez saciada, el corazón les llama y vuelven a casa.

+En el lado positivo, NBA+ ha encontrado un nuevo “jugón” para servirle alley-oops a Antoni Daimiel. Desde la marcha de Don Andrés, estaba algo tristón, no era el mismo. Ese hombre con pajarita, gafas redondas y mejor repartidor de motes que John “ordenador” Stockton dando asistencias era el amor de película romántica de Antena 3 para Daimiel. Y cómo pasa el tiempo, ya va a hacer siete años que Montes ingresó en el Hall of Fame del cielo.

-Guillermo Giménez ha traído de vuelta el showtime. Reparte juego, una versión fofisana de “Chocolate Blanco” Williams. De espaldas, con el codo o botando en el tablero. Daimiel sonríe como Shaq, encantado de romper la canasta de nuevo. Como Larry Bird, sonríe después, dispara primero.

+Pero desgraciadamente en el deporte no todo son risas, también hay muchas decepciones. Las lesiones, las malas compañías o las decisiones incorrectas pueden llevar una prometedora carrera deportiva al más estrepitoso fracaso, comparable a fallar un gol a puerta vacía o un mate sin oposición ninguna. Tracy Mcgrady, Iverson, Chris Webber, Adriano “El emperador”, Robinho o la debacle de Ronaldinho son ejemplos de ello.

- Con estos tintes nostálgicos con los que nos acostamos hoy, lo que es seguro que a nuestro compañero Emilio Gómez se le escaparía una sonrisa. Como en un resumen deportivo con la melodía de Amaral de fondo. Podemos pues afirmar, que los ídolos deportivos son como los amores de juventud, podrás tener más de uno a lo largo de tu vida, pero siempre recordarás con especial cariño al primero. Te das cuenta del devenir del tiempo, cuando, como titula la obra de Friedrich Nietzsche, comienzas a vivir “El crepúsculo de los ídolos”.


PD: estas líneas van dedicadas para aquellos que sueñan despiertos mientras el resto duerme. Formando parte de una historia narrada cada noche con la voz de Andrés Montes. Comenzamos viendo basket en el siglo XX y terminamos despidiendo a Tim “Siglo XXI” Duncan. Bienvenidos al curso baloncestístico 2016/17…. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario