La alegría y la esperanza de poder vivir cada día

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


Vicenta Montoro y Auxi Herruzo conocen muy de cerca el cáncer de mama, una enfermedad con gran incidencia en la población femenina ya que se detecta en una de cada ocho mujeres.

Vicenta explica que cuando le diagnosticaron la enfermedad fue un mazazo ya que “es como ir tranquila por la vida y meterte en la plaza de las Ventas y torear un vitorino que quiere acabar contigo”.

Explica que en el año 2008 recibió la carta para acudir al hospital para hacerse una mamografía. Allí le vieron una mancha y “me enviaron a Córdoba dónde ya me confirmaron el tumor”. Tuvo que afrontar un año de tratamiento y explica muy gráficamente las etapas por las que ha atravesado. La primera “muy triste porque te dicen que tienes un cáncer, la segunda dura por los tratamientos y la tercera más satisfactoria porque la enfermedad te cambia la mentalidad y vives cada día como si fuera un regalo”.



Vicenta Montoro recuerda que la enfermedad le hizo perderse en la vida por eso pertenecer a la junta local de Pozoblanco de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) “ha sido una gran ayuda”.

En el caso de Auxi, la enfermedad la había vivido ya en su familia pero señala que cuando te dan la noticia “lo que piensas es que te vas a morir, luego lo vas asimilando y tienes que ser positiva”.

Recuerda que una mañana al levantarse se le fue la mano al pecho porque notaba algo raro, “era como un chinato alargado”, porque lo tenía muy superficial. Nada más desayunar acudió al médico de cabecera. Al día siguiente ya estaba en el hospital realizándose una ecografía, luego una ecografía y una hora después “ya estaban haciéndome la biopsia”.



Lleva dos sesiones de tratamiento en Córdoba y dice que “hay que echarle narices a lo que te venga” y que es muy importante el apoyo de la familia y de los amigos.

Auxi Herruzo lleva pocos días en la AECC pero asegura que ha sido muy bien acogida y que siente un gran apoyo de las personas que allí se ha encontrado.

La junta local de Pozoblanco de la Asociación Española Contra el Cáncer conmemoró el pasado miércoles 19 de octubre el Día contra el cáncer de mama, saliendo a la calle e instalando una mesa informativa junto al Ayuntamiento, a la vez que sus voluntarias repartían lazos rosas por distintas calles.



Por otra parte, han grabado un vídeo que recoge el testimonio de varias mujeres que han sufrido la enfermedad, grabado por África Villén, y que se puede visualizar en la página de facebook de la asociación.

Por otra parte, ayer viernes por la tarde organizaron una marcha rosa, desde el pletín del paseo Marcos Redondo y hasta la puerta del Ayuntamiento, dónde fue leído un manifiesto.

Dentro de la iniciativa súmate al rosa, han sido numerosos los comercios de Pozoblanco que han colocado motivos rosas en la decoración de sus escaparates.



La presidenta de la junta local de la AECC, María Jesús Arias, señala que la entidad cuenta con una sede que abre todos los lunes de 17.00 a 20.00 horas, frente al colegio Virgen de Luna, que fue cedida por Industrias Pecuarias.
Allí, las personas que acuden pueden compartir un rato en la mejor compañía, realizar actividades o incluso recibir apoyo psicológico, social, de material o de reinserción laboral, aunque la presidenta destaca que uno de los apoyos más importantes es “ayudar para reinsertarte en la nueva vida que surge tras la enfermedad”.

La AECC cuenta, además, con dos pisos en Córdoba en los que se pueden alojar los enfermos con un acompañante durante los tratamientos.



María Jesús Arias insiste en que esta enfermedad “nos puede tocar a cualquiera”, de ahí la importancia de la prevención, de seguir una dieta sana o de no fumar. Más específicamente, sobre el cáncer de mama subraya la importancia de la detección a tiempo por lo que considera que hay que estar pendiente de la mama y de las axilas, explorarse y ante cualquier anomalía acudir al médico. Respecto a las citaciones del hospital para la realización de mamografías considera que es vital acudir para hacerse la prueba.



Precisamente, la AECC ha pedido a la administración que esas mamografías se realicen también de forma preventiva a mujeres por debajo de los 50 años, ya que cada vez se están viendo más casos. En la actualidad, las pruebas son realizadas a mujeres entre los 50 y los 69 años. La realización de esas mamografías, recuerdan, son más interesantes a la larga para Sanidad porque es menos costosa la prueba que los tratamientos cuando la enfermedad no se ha cogido a tiempo.


Aunque estos días se habla especialmente del cáncer de mama, desde la junta local subrayan que “todos los cánceres son importantes” y que dan cobertura a cualquier enfermos, realizando también campañas contra el consumo de tabaco, contra el abuso del sol o incluso para prevenir el cáncer de colon. 



FOTOS: SÁNCHEZ RUIZ

No hay comentarios :

Publicar un comentario