Incombustible Mafalda

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


Mafalda es una niña contestona, cabezona y sin pelos en la lengua que nació indignada con el mundo y no tiene ningún problema en incomodar a los adultos con preguntas de todo tipo. Y además odia la sopa.

Tiene a sus padres muy hartos y a sus amigos muy descolocados, pero en el fondo, todo el mundo la quiere.

Mafalda cae bien porque no se calla ante las injusticias del mundo, porque se interroga por las cuestiones sin respuesta del ser humano y porque todo esto lo hace con humor. Un humor ácido, sarcástico y genial. Mafalda es pesimista en muchas ocasiones, pero en otras tantas es idealista y sueña con un mundo mejor.



Así la creó el dibujante argentino Quino en 1964 y desde entonces ha encandilado a lectores de todo el mundo. ¿El secreto? Que el humor, el estilo y las frases de Mafalda no pasan de moda. 
Aunque sus historias estuvieran enmarcadas en un contexto histórico muy distinto al actual, lo que dice Mafalda sigue teniendo vigencia hoy en día. Su naturalidad y autenticidad han traspasado fronteras y está presente en televisión, internet o redes sociales continuamente. Y es que parece ser que Mafalda es incombustible.

Según Quino, el humor hace ver la vida de otra manera, hasta el punto de que alguien con malas intenciones puede escuchar un chiste que le haga gracia y olvidarse de esos malos proyectos que tenía en la cabeza. Y esa es una de las razones por las Quino creó a Mafalda: más que para tratar temas políticos, para tratar temas humanos. Mafalda reflejó en su momento el espíritu de su tiempo y aún hoy lo refleja.


Si es verdad lo que dice Quino y un buen chiste puede lograr que alguien con malas ideas pueda cambiar de opinión, ya tenemos una razón más para leer alguna historia de nuestra amiga Mafalda. ν 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada