Entrevista a Juan Bosco Castilla, autor de El hombre que amaba a Franco Battiato

“Un domingo me levanté, puse un disco de Franco Battiato y pensé que podría escribir una novela”

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


El hombre que amaba a Franco Battiato es la nueva obra de Juan Bosco Castilla. Una aventura apasionante que salió de la casualidad como dice el autor “Un domingo de no hace tanto tiempo me levanté y puse el disco Battiato Collectión, como había hecho tantas veces. Aquel día, sin embargo, pensé que podía escribir una novela sobre un mundo como el que se intuía tras aquellas canciones, del que sería protagonista un hombre que amaba a Franco Battiato. No tenía nada entre manos entonces y me puse a escribir enseguida. Lo hice como lo había hecho siempre, sin argumento previo y con el único afán de disfrutar buscando las palabras justas para lo que libremente iría imaginando”.



El hombre que amaba a Franco Battiato. ¿De qué trata?
– Narra historia de un joven tímido y pusilánime de un pequeño pueblo de Los Pedroches que se verá inmerso en una aventura apasionante. Conocerá, por ejemplo, a los influyentes miembros de una sociedad secreta de Sevilla, unidos entre sí por una perversión sexual de la que él será objeto sin quererlo, viajará a ciudades como Lille, Nueva York y Berlín, descubrirá el verdadero significado de la amistad y experimentará tanto el amor falso como el amor verdadero.
>El protagonista va creciendo como persona a medida que va conociendo a los demás personajes, que son de lo más variado, hasta alcanzar la más completa madurez.

– ¿Se siente atraído por la literatura policíaca?
– Me atrae la narrativa en general. Uno de sus géneros más importantes es el detectivesco, en el que hay un enigma que debe resolverse, de manera que la novela concluye con su solución. Pero en las buenas novelas detectivescas el enigma es solo el hilo conductor del discurso narrativo, en tanto que lo verdaderamente importante es cómo son y lo que hacen los personajes.
En el caso de El hombre que amaba a Franco Battiato, el enigma gira alrededor de un misterioso libro y un supuesto crimen. Le he dado mucha importancia a la trama para que el lector se sienta atraído por lo que va a pasar en la página siguiente, pero no es menos importante la relación que tienen entre sí los personajes y los marcos geográficos y afectivos en los que esos personajes se desenvuelven.

– ¿Por qué el título de su libro?
– Durante muchos años, lo primero que he hecho los fines de semana es poner un disco de Franco Battiato. Sus letras son especiales, un poco surrealistas, y las emociones que transmiten son muy particulares. Es un cantante que tiene unos apasionados seguidores, como yo, y no pocos detractores.
Un domingo me levanté, puse un disco de Franco Battiato y pensé que podría escribir una novela en el que el ambiente fueran las emociones y los sentimientos que me transmitían esas canciones. No estaba escribiendo nada por aquel entonces y enseguida me puse manos a la obra.


Juan Bosco también es un gran aficionado a la fotografía / C.C.



– ¿Le ha costado mucho encontrar editorial para publicar su libro?
– Siempre cuesta. En este caso ha sido posible porque creo que la obra se ajusta a los intereses generales del público lector o, dicho de otra forma, porque es bastante comercial.
En estos tiempos es necesario que una novela pueda leerse en cualquier lugar y en cualquier momento si se quiere contar con el beneplácito de los lectores, esto es, en el metro o en el autobús tanto como en el sillón o en la cama y, sinceramente, creo que eso es posible con El hombre que amaba a Franco Battiato.

– ¿Qué encontrará el lector de su libro en su obra?
– Acción, mucha acción, y misterio, y amor, y erotismo, y ternura, y humor. He procurado administrar todos esos ingredientes para que el lector disfrute con lo que está ocurriendo y tenga prisa por saber qué es lo que ocurrirá inmediatamente después.

– ¿Cuánto tiempo le ha llevado escribir el libro?
– Un año y medio, aproximadamente. Cuando escribo, dedico poco tiempo a otras actividades. Puedo emplear en la escritura varias horas al día, pero no pienso en ello cuando no estoy escribiendo.
Tiendo a la anarquía y escribir una novela me sujeta a una obligación y ordena mucho mi tiempo libre.




– Hay un capítulo que se llama “En la casa de una calle inventada”. ¿Inventa calles, lugares y sitios?
 – Algunas veces pienso que he escrito esta novela como el subconsciente crea los sueños. Los sueños son totalmente ficticios, pero se construyen con elementos reales, que hemos vivido. Yo he escrito una obra totalmente ficticia con multitud de elementos reales. Casi todos los lugares de esta novela lo son porque iba escribiendo a medida que iba visitándolos y los utilizaba. Son reales incluso los nombres de las calles y los números de las casas. Y aún más, son reales algunos de los personajes secundarios y de las situaciones que sirven para tejer la trama.
Por ejemplo, una circunstancia fundamental en la novela es la pérdida de un paquete que se envía a Lille, destinado a un estudiante de la École Central de aquella ciudad francesa. Pues bien, yo mandé a mi hijo, que estudiaba en esa École, un paquete, el cual estuvo perdido durante mucho tiempo.
Si he sacado a los estudiantes Erasmus era porque los conocía de primera mano, igual que conocía a esa suerte de charangas que son las fanfare francesas o conocía el mercado turco de Berlín.

– ¿Cuándo escuchó usted por primera vez una canción de Battiato?
 – Debía de ser muy joven. Franco Battiato era muy conocido por entonces y ya desde el primer momento me cautivó su forma de entender la música de autor.

– ¿Cuándo verá la luz la trilogía que tiene escrita?
– Si por mí fuera, enseguida. Pero no depende de mí. He empleado muchos años en escribirla, es lo mejor que he escrito nunca y debe hacerse con la dignidad que a mi juicio merece. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario