Y el pueblo creció por la parte del Silo y San Antonio…

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Con las costumbres de un pueblo y la tradición de sus gentes, se vive todavía en Pozoblanco. Durante muchos años, ha querido ser ciudad aunque sabiendo que es difícil aspirar a ello con el número de habitantes que tenemos. Hay que ser realistas.

Una de las zonas que más ha cambiado en las últimas décadas es la del barrio de San Antonio y la del Silo. Todo empezó con la creación del Hospital Comarcal Valle de Los Pedroches en los años 80. Se instaló en unos terrenos  cercanos al Silo (por un lado) y junto al Paseo Marcos Redondo (por el otro lado) cercano a lo que fue la estación del tren, que muchos no la conocimos. Pasaba y paraba el tren por nuestra zona.



Hasta mediados de los 80 no se abrió el Hospital que fue el primer motor para esta zona. Desde entonces, la zona fue modificando su aspecto hasta lo que es hoy. Hoy se ha creado un barrio grande. El pueblo ha crecido por esta zona. Sin embargo, no hace muchos años en ella solo había huertas y era una zona periférica del pueblo. Remontándonos en el tiempo más todavía, se entregaba el trigo en los silos que todavía quedan y estaba el puente por donde pasaba por debajo el tren. La máquina del tren que hay actualmente lo recuerda.


Hoy en esta zona está el Hospital Valle de los Pedroches así como el Centro de Salud,  El Teatro El Silo, el Mercadona,  San Antonio que está rodeado de edificios. Es uno de los lugares con más  tránsito de personas y de vehículos  ya que se  bordea el pueblo por allí. Se ha hecho una circunvalación sin querer. También la gente lo recorre en bici, haciendo running o simplemente paseando. Pozoblanco creció por esa zona. La tendencia del pueblo es crecer por esa parte de arriba. Se lo llevan “arriba, arriba todo y aquí ná, naita” dijo una vecina de Los Llanos en una ocasión. Llevaba razón y es que la sabiduría popular lo borda todo a su manera. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada