Puro teatro

ANTONIO RUIZ SÁNCHEZ
(Periodista)


El teatro es maravilloso. Hay algo esencial que lo diferencia del cine o la televisión. Algo que sólo tiene el teatro y que nunca podrá tener una película o una serie de televisión: la cercanía de un ser vivo. En el teatro, el actor se enfrenta al público tal cual. Sin red. Sin una pantalla de por medio. Ofreciendo todo lo que es: su presencia, sus gestos, sus movimientos, sus expresiones. Es la vida en directo. No hay sitio para tomas falsas. Si te equivocas, todos te ven equivocarte. Si haces reír, recibes las risas del público al instante. 

Sólo alguien que haya subido a un escenario a interpretar sabe lo que es sentir la cercanía del público. Los nervios antes de entrar en escena, los focos deslumbrándote y la sensación única e irrepetible de hacer disfrutar a personas que han venido a verte, que han venido a verte interpretar a alguien que no eres tú. 

Porque un actor no sólo vive una vida, vive todas las vidas de los personajes que interpretar, y siempre guarda un pedacito de esos personajes dentro.

Por eso es maravilloso el teatro. Te ayuda a vencer la timidez, a hablar el público, a mejorar tus relaciones sociales, a reforzar tu autoestima, a jugar, a liberarte, a divertirte, a soñar, a reírte, a disfrutar. A enfrentarte a lo desconocido. A salir de tu zona de confort. A arriesgarte. 

El teatro es la vida, porque la vida es puro teatro. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada