Miles de personas viven la cultura en calles y plazas en la Noche Blanca del Teatro

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


El sábado 10 de septiembre queda ya marcado en la historia reciente de la ciudad. Había que celebrar el décimo aniversario del Teatro El Silo y la fiesta fue por todo lo alto. Las actividades comenzaron a las 19.00 horas y concluyeron bien entrada la madrugada, en torno a las 2.05 horas. Conforme iba transcurriendo la noche, los asistentes iban creciendo en número llenando las calles del municipio. El centro de Pozoblanco fue una de las zonas más concurridas por la concentración de espectáculos en zonas aledañas a las calles Mayor, Real y Cronista Sepúlveda.

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Pozoblanco, Rosario Rossi, se ha mostrado muy satisfecha del desarrollo de la iniciativa y explicó que “es difícil hacer una valoración de esta pasada noche a tan pocas horas del resultado final sin caer en una exaltación desmedida porque los mensajes de alegría y apoyo han sido muchos”.

“Pozoblanco ha vivido muchas noches de espectáculo y de compromiso de los ciudadanos con su ciudad, pero en este caso ocurrió algo mágico”, explica la concejala.

Y es que unas 400 personas entre organización y colectivos contribuyeron “a poner Pozoblanco boca abajo gracias a siete horas de música, teatro y danza, con miles de vecinos disfrutando del espectáculo”.

Aunque todavía es pronto para evaluar el impacto económico de la noche, la acogida del público fue “excelente”, ha explicado la concejala de Cultura, quien agradeció la implicación de las personas vinculadas con la organización y respeto y el comportamiento cívico de los vecinos de Pozoblanco.
Tras el éxito, Rossi no ha querido avanzar si se repetirá este tipo de evento en años sucesivos, pero “lo que sí sabemos es que fue un éxito sacar la cultura local a la calle con el pretexto del aniversario del Teatro El Silo”. Fue una noche “sin más artificios que el talento, el orgullo, el patrimonio y el amor propio”, ha concretado Rosario Rossi.

La concejala ha deseado que Pozoblanco vuelva a vivir noches como la del pasado sábado, pues “hace falta en un pueblo que ha vivido años de confrontación política y social durante mucho tiempo”.


DE PELUDOS A LOS MEJÍA

La Asociación Peludos Los Pedroches dio comienzo a las actividades en el Patio de la Biblioteca. Mientras que alumnos y profesores del Conservatorio interpretaron piezas musicales en la calle Mayor.

A las 19.30 horas comenzó el pasacalles de la Banda Municipal de Música desde el Teatro El Silo y terminó en la plaza anexa a la calle Rambilla, donde tenía lugar la actuación de la Escuela Municipal de Teatro.

Posteriormente, el Grupo de Amigos del Teatro de San Bartolomé actuó en la trasera de la parroquia de San Bartolomé y, a su término, los integrantes del grupo Lorenzo Santacruz representaron sus papeles en la portada de la iglesia de San Sebastián.

El ensanche de la calle Feria, a la altura de la calle Virgen de la Salud, fue el escenario de la actuación del grupo de teatro de la asociación de amas de Casa Marta Peralbo. A continuación el Grupo Jara y la Peña Flamenca Agustín Fernández ofrecieron una obra conjunta en la Plaza del Pozo Viejo. Posteriormente, la Peña Marcos Redondo actuó en las escaleras del Mercado de Abastos. Desde allí, partió el pasacalles de la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía Salesiana del Santísimo Cristo del Perdón y Nuestra Señora de la Amargura, hasta llegar al Risquillo.

Seguidamente tuvo lugar la actuación del Coro Romero Voces de la Sierra y después, en las escaleras del Risquillo, la banda Algunos Hombres ofreció un concierto. Los Tunantes fueron los siguientes en actuar, en el lateral de la parroquia de Santa Catalina para dar paso al grupo folk Aliara, que actuó en la plazoleta de la calle Doctor Rodríguez Blanco.

La recta final de esta Noche Blanca comenzó con la actuación del Grupo de Jotas La Faneguería y el colofón lo puso el grupo Los Mejía en la Cruz de la Unidad. 



/FOTOS: SÁNCHEZ RUIZ





















No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada