Las tardes del Coso de los Llanos

EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Hoy arranca lo bueno en el Coso de los Llanos. Todo el año esperando  las corridas de feria. Ya están aquí. Un cartel bueno para esta tarde. En él está Enrique Ponce que es el gran caballero del mundo del toreo. Ponce está en un momento excelente. Siempre lo ha estado aunque ahora parece haberle dado otro giro a su propuesta taurina manteniendo los valores que le han hecho ser historia y realidad en la tauromaquia nacional.

No ha tenido suerte en Pozoblanco. Ha cumplido pero le falta completar una faena para recordar aquí. El segundo del cartel es David Mora. Torero de corte clásico, su tauromaquia bebe en las serenas fuentes de la pureza y la ortodoxia, aunque también ha demostrado que sabe conectar fácilmente con los tendidos mediante un innato valor y un luminoso repertorio.

Los toros de esta feria, ayer en el Coso de los Llanos. /SÁNCHEZ RUIZ

Cierra el cartel López Simón. Un torero que enamora. Por varias razones, pero esencialmente porque es diferente. Es el primero del escalafón. Este chico tiene algo que es difícil explicar. Ese duende que sale en sus faenas es único. Alberto parece un viejo sabio metido en el traje de un joven torero que este año le ha dado por abrir todas las puertas grandes de los pueblos y ciudades que visita.
Alberto es un torero profundo que lee a Borges y que fantasea con el capote y la muleta.

El domingo será la corrida de rejones que tanto gusta en Pozoblanco. El tendido se llena del público que ama el caballo. Diego Ventura es el rejoneador rotundo, la revolución en un mundo de caballeros; un portugués con acento de Sevilla, cuajado a la orilla del Guadalquivir. Le ha ganado la partida, este año, a Pablo Hermoso después de muchos años de pelea con él. El triunfo con él está casi asegurado. Donde va  resulta  raro que no pase nada. Este año es el más importante de su carrera. Viene en su mejor momento.

Lea Vicens es una rejoneadora en proyección. Conecta con los tendidos con su manera de torear a caballo. Su bella sonrisa ilumina las plazas. Se comunica muy bien con sus caballos y con el toro al que sabe llevar a su terreno. Su fuerza, su entrega, el manejo de las distancias y su  frescura le han hecho ser una de las grandes revoluciones del mundo del rejoneo.


Andrés Romero cerrará la feria de Pozoblanco. Buscará, de nuevo, el triunfo en Los Llanos. Quiere abrir la puerta grande. Su cuadra de caballos y sus enormes cualidades le hacen ser un rejoneador que cada año va a más. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada