La Virgen de San Gregorio repartió salud por el barrio entre momentos de emoción

A.M.C.
POZOBLANCO

La Festividad de María Santísima de la Salud, celebrada por la Cofradía del Silencio de Pozoblanco comenzó el día 7 con una convivencia con café y dulces realizados por cofrades y amigos, donde además estuvieron miembros de la Asociación de Familiares y Enfermos Mentales del Valle de los Pedroches (AFEMVAP) con los que la Cofradía ha colaborado durante todo el año desde la Vocalía de Caridad. Después hubo una ofrenda floral y besamanos.

El besamanos tuvo lugar en la ermita. 


Ya el jueves 8, los niños realizaron una alfombra elaborada con sal, posteriormente se rezó el Ángelus y el Rosario ante la Virgen. Ya en la tarde a hombros de los costaleros y costaleras que la acompañan cada Lunes Santo, María Santísima de la Salud recorrió las calles de su barrio, barrio que los vecinos y vecinas habían adornado para ese momento tan especial. Se vivieron momentos de emoción en el encuentro de la Virgen con los vecinos. Finalmente, tuvo lugar una eucaristía. 

La Virgen salió en procesión el pasado jueves. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada