La Calle de Los Arévalos

ARTURO LUNA BRICEÑO


La Calle de los Arévalos fue la que actualmente conocemos como la Calle de la Feria, pero solamente se denominaba así al tramo que iba desde la Plaza de la Alhondiga hasta la Calle de la Cruz del Pilar. Es decir desde la Plaza de Juan Ginés de Sepúlveda hasta el cruce donde acaba La Cuesta del Romo y empieza la Calle de San Sebastián. Lugar al que popularmente se le conocía como La Portería.
¿Pero quiénes eran los Arévalos? La respuesta está en el expediente de Luis Ponce de Sepúlveda que hizo la Inquisición para nombrarlo Familiar del Santo Oficio. 


Calle de la Feria, en 1925.


Luis Ponce era pariente de Juan Ginés de Sepúlveda y administrador de su Capellanía. Fue uno de los fundadores de la Cofradía de Jesús Nazareno, junto a su padre Marcos Ponce de Sepúlveda, sobrino y secretario del Cronista y su hermano Juan Ponce de Sepúlveda, presbítero. En 1612 muere Marcos Ponce y su hijo Luis solicita la plaza de Familiar del Santo Oficio que tenía su padre. A esta pretensión se oponen los Familiares de la Inquisición miembros de la familia Pedrajas-Alcaide, que andaban enfrentados desde que se trasladó la tumba de Juan Ginés en la iglesia de Santa Catalina, de la Capilla Mayor a una lateral. Y el centro de la Iglesia quedó para los enterramientos del Patronato de los Pedrajas. Ante la solicitud de Luis Ponce de Sepúlveda escriben al Secreto de la Inquisición la siguiente carta:

Puerta de las Concecionistas con el escudo heráldico de los Sepúlvedas.


“Los familiares del Santo Oficio que aquí firmamos besamos las manos de Usia y por la obligación que nos corresponde en razón de nuestros oficios y como Ministros de V. S. Decimos que en la Villa de Pozoblanco donde somos Vuestros Familiares se ha publicado y dicho que está haciendo comisión de V. S. cierta información a petición de Luis Ponce. escribano de esta Villa sobre su limpieza genealógica y se presume para pretender al mismo oficio del santo Oficio y nos ha parecido no cumpliéramos con los nuestros fin diéramos noticia a lo que acerca de lo pasado y pasa que su bisabuelo del vecino Luis Ponce vino a esta Villa y fue público y notorio y lo ha sido hasta ahora vino de la Villa de Arévalo que es Junto a Medina del Campo donde han vivido y morado un gran número de moriscos y de allí tomó todo el sobre nombre de Arévalos, y siempre han tenido y tienen mal nombre y se han tenido por siempre que son de la casta de moriscos y la gente honrada y principal del lugar ha tenido con el recato no engañarse de que Marcos Ponce, padre del pretendiente fue familiar de este santo Oficio porque la madre era nieta de este que vivió de Arévalo del que ha resultado y resulta este mal nombre”.

La antigua ermita de Jesús Nazareno construida por Luis Ponce de Sepúlveda y Arévalo



Así comenzó un pleito entre los dos clanes que acabó con una dura sentencia de la Chancillería de Granada contra el difamador y así se la comunicó el abogado de Luis Ponce de Sepúlveda al Tribunal de la Inquisición de Córdoba: “Mi pretendiente ha presumido que la difamación que puede causar por las palabras que contra la familia de mi pretendiente dijo Diego Díaz Alcaide, vecino de la Villa de Pozoblanco en el tiempo de la Expulsión de los moriscos de los Reinos, lo cual no puede ser causa justa para impedir la pretensión de mi pretendiente y que Ussias le hagan justicia por mi parte. Y sus deudos se querellaron del y siguieron la causa ante el Alcalde mayor de la Ciudad en que ellos y Diego Díaz Alcaide que aleó y confesó acuerdo dijo burlando y se probó con más de sesenta testigos la limpieza antigua de mi pretendiente y sus antepasados y parientes y así se declaró por la ofensa y fue condenado en grandes penas y que se pregonase públicamente en la plaza de la Villa la hoja sentencia en que se declara haber mentido y dijo falsamente y contrariedad las dichas palabras la cual sentencia se confirmó en Instancias del Corregidor y se pregonó en la Plaza de la Villa con la que doy fe se firmó que se presento con el juramento que requiere”.

La Cruz del Pilar incrustada en la pared de una casa hoy también desaparecida.



En el Callejero de 1841 se decide quitar el nombre de Calle de los Arévalos y sustituirlo por el de Calle de Granada y el tramo alto perdió su nombre de Calle de la Cruz del Pilar por el de Montoro. Dicen que lo hacen porque de estas calles parte el camino a esos lugares y hacen mención a La Portería, eliminando el nombre porque en la Villa de Pozoblanco nunca hubo un convento. 


Cruz de Pago Alto de los Llanos, en el Camino de Obejo. El Pago Alto fue una viña plantada por Juan Ginés, que siempre que venía de Córdoba lo hacía por el camino de Obejo. Esta puede ser la autentica Cruz del Doctor. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada