El grupo municipal de CDeI pide la anulación de las cartas de pago de 60 euros por la revisión del catastro

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


El grupo municipal de CDeI en el Ayuntamiento de Pozoblanco señala que vienen recogiendo numerosas quejas de ciudadanos de la localidad, cuando han recibido en sus domicilios una notificación del Catastro, donde se les comunica la revisión efectuada y las modificaciones que según dicha revisión se aplican a los inmuebles de su propiedad, sitos en Pozoblanco, al mismo tiempo que reciben una carta de pago por importe de 60 euros por cada inmueble revisado.

CDeI presentará para su debate en el próximo pleno una moción en la que solicitará el apoyo del resto de grupos para solicitar que desde el Ayuntamiento, se inicien los trámites para solicitar ante el Gobierno de España, Ministerio de Hacienda y Dirección General del Catastro, que se anulen las cartas de pago enviadas a los ciudadanos, exigiéndoles el pago de 60 euros por cada inmueble revisado, por estimar que dicha revisión no se ha efectuado con las garantías suficientes para los propietarios, y observando que con la mecánica que se ha llevado a cabo dicha revisión, se han producido multitud de errores, que en ningún caso pueden ser imputables a los ciudadanos, y que le están provocando molestias y perjuicios además de gastos imprevistos.

También que con el fin de que esta petición sea suscrita “se envíe copia de esta moción al Pleno de la Mancomunidad de Municipios de los Pedroches, y a los distintos Ayuntamientos de los Pedroches, así como a la Diputación provincial y a la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucia, Agencia Tributaria de Andalucía”.

Antonio López, portavoz CDeI, presentará la moción en el próximo pleno. / S.R.


Dichas quejas de los ciudadanos vienen fundamentadas, mayoritariamente, “en que la revisión teóricamente efectuada, no se ha realizado mediante una visita de ningún técnico a su inmueble, por lo que en un gran número de expedientes, los propietarios están detectando innumerables errores por medio de los cuales, la cuota que venían pagando por el concepto de I.B.I. se aumenta enormemente, disparándose en casos a porcentajes desmesurados, respecto del importe anterior”.

En la mayoría de los casos, dichos errores se deben a que la revisión que se ha efectuado, se ha hecho a través de ortofotos, fotos aéreas, etc, lo cual ha derivado en considerar como edificaciones elementos que para nada lo son, tales como piscinas cubiertas con lonas, toldos abiertos para evitar entrada de sol, zonas techadas como zona de sombra, pero sin cerramiento de ningún tipo, etc., “incluso se han dado casos que rozan el ridículo, al tomar como edificaciones, almiares de paja o heno, formados por alpacas, debidamente amontonadas en las inmediaciones de alguna explotación ganadera. Igualmente se están detectando errores, no atribuibles a los propietarios, consistentes en la inexactitud de la titularidad de los inmuebles, adjudicando de forma distinta a como debiera ser la titularidad de las propiedades. Todo ello está derivando en la formulación de infinidad de quejas y reclamaciones, causando molestias a la ciudadanía al tener que acudir a presentar la correspondiente alegación, para lo cual el Ayuntamiento ha tenido que habilitar una oficina para recogida de incidencias”.

CDeI señala que no sólo es importante la molestia a la que se está viendo sometida la ciudadanía, sino que en determinados casos, le está suponiendo un costo añadido, al tener que recurrir a técnicos y profesionales a fin de emitir certificados de mediciones, etc, para poder justificar así el error cometido por el Catastro y evitar de esta forma que su recibo anual del IBI se dispare en muchos casos a porcentajes totalmente desmesurados”.


Desde este grupo municipal se añade que “si a todo lo expuesto, le sumamos que por la supuesta revisión de su inmueble, el catastro, le gira un recibo por dicho trabajo que asciende a 60 euros por cada revisión, nos encontramos con que se está gravando al ciudadano con una tasa por un servicio que a él, sólo le está causando perjuicios, económicos porque le cobran un trabajo que él no ha encargado, y que parece ser que no está realizado con las debidas garantías, dada la gran cantidad de errores, además de aumentarle de forma descomunal su recibo del IBI, así como individuales porque tiene que molestarse en corregir el error cometido por el Catastro, en algunas ocasiones incluso con costo añadido al tener que pagar técnicos y profesionales para ello”. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada