Qué culpa tendrá el carnero

ESPERANZA MUÑOZ MUÑOZ
CONQUISTA


Los ratones y las ratas, así como las palomas, tórtolas, gallinas, cerdos y otros animales, se consideran sociales porque de alguna manera conviven más o menos a regañadientes con la gente. También se comportan en su sociedad de forma parecida a los humanos. Colectivamente tratan de proteger la especie en defensa de sus derechos naturales. Respecto a los humanos, algún sociólogo acreditado dijo que los mejores afectos y amistades se forjan con la desgracia colectiva.

Nada como las noches de verano en el Valle para vivirlas a cielo abierto con los amigos; si es la feria del pueblo, esto puede llegar a ser lo mejor; y aún más; sería insuperable; el colmo del disfrute! si todos los que estamos en esta movida nocturna tubiesemos claro que la calle es el lagar donde todos, como cosa natural, deberíamos poder ser felices bajo las estrellas. Quiero decir, que conectar el equipo de sonido de un coche a su máxima potencia, en plena calle, y obligar a los demás a sufrir esa agresión auditiva toda la noche, no parece que sea imprescindible para disfrutar con los amigos. Tampoco se puede entender como esencial para tener una felicísima noche de verano, extirpar un cuerno al padre de una familia ovina y utilizarlo como estilete, dañando con él los coches, cuyo Angel de la Guarda estaba dando una cabezadita.


De esta manera, aunque sin tener vela en el entierro, desde aquella noche, a un carnero le falta un cuerno.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada