La Virgen de Guía culminó el pasado domingo su regreso a Villanueva del Duque

SATURNINO MUÑOZ
HINOJOSA DEL DUQUE


La Virgen de Guía culminó el pasado domingo, con su regreso a Villanueva del Duque, una etapa más del centenario ritual y reglamento que establece los períodos de tiempo que permanece en poder de las hermandades de las cinco localidades pedrocheñas que la veneran. Superadas las cinco de la tarde, y tras el rezo del tradicional rosario, la imagen portada a hombros abandonaba la Catedral de la Sierra para dirigirse hacia la cruz granítica de la plaza de San Sebastián, lugar cargado de significado y que supone uno de los puntos donde se agrupan mayor cantidad de fieles para despedir a la imagen.
Durante la madrugada previa fueron muchos los habitantes de devotos de Villanueva del Duque que andando realizan los 16 kilómetros que separan su pueblo de Hinojosa para permanecer junto a su patrona durante todo el día, y así poder asistir a los actos religiosos que en su honor se celebran a lo largo de la jornada.




En Hinojosa, ayer volvió a ser un día de gran ambiente en los establecimientos comerciales que rodean a la Catedral de la Sierra, en espera del comienzo de las distintas celebraciones litúrgicas y el traslado de la tarde, que supone para Villanueva del Duque el comienzo de su feria y fiestas. Unas horas antes, la imagen se detuvo también en la vecina localidad de Fuente la Lancha, uno de los cinco pueblos que junto a Alcaracejos, Hinojosa, Villanueva del Duque y Dos Torres la comparten de acuerdo a un reglamento estricto que marca la permanencia de la imagen en cada localidad y los actos de los que es objeto. Fuente la Lancha es parada obligada en los caminos de ida y vuelta de esta imagen de pequeñas dimensiones cuyo origen se remonta al siglo XIII, cuando estas tierras fueron reconquistadas por los cristianos. 





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada