Eucaristía de acción de gracias por la labor de Antonio Rides en Santa Catalina

ANTONIO MANUEL CABALLERO
POZOBLANCO


La parroquia de Santa Catalina de Pozoblanco acoge este domingo 21 de agosto, a las 21.00 horas, una eucaristía que servirá de despedida del sacerdote salesiano Antonio Rides de sus tareas en el principal templo de la ciudad.

Antonio Rides ha prestado servicio 15 años en esta parroquia, de los que 4 estuvo con el recordado párroco Rodrigo Cota, otros 10 años con Pedro Fernández y un año con el actual párroco, José María González.

En 1982 el Obispado y el superior provincial de Córdoba acordaron designar a Antonio Rides como responsable de toda la comarca de Los Pedroches de la Pastoral Juvenil y en 1984 el obispo José Antonio Infantes quiso también asignarle la tarea en la parroquia de Pozoblanco a la vez que ostentaba la Delegación Pastoral de Juventud.

En Santa Catalina ha estado Antonio Rides en dos etapas diferentes ya que cuando regresó a Pozoblanco, en entonces obispo, Juan José Asenjo, volvió a otorgarle el nombramiento.

El sacerdote salesiano este jueves en la Plaza de la Iglesia. /A.M.C.


Rides señala que ha desempeñado la tarea con espíritu salesiano en todos los acontecimientos alegres y tristes de los que ha participado con los feligreses y en la ciudad, y recuerda que ha desempeñado su labor como vicario parroquial de acuerdo con el Código de Derecho Canónico “que dice que el vicario debe actuar en unión de fe y servicio para atender a las almas”.

En estos años recuerda que ha sido consiliario de la Agrupación de Cofradías, de la Adoración Nocturna y de la asociación de viudas Nuevas Esperanzas, entro otros grupos.

Antonio Rides, que fue ordenado en Sanlúcar la Mayor, el 6 de mayo de 1964, ha lanzado a sus feligreses pozoalbenses durante estos años el mensaje de que “hay que apoyarse en esa madre que se llama María Auxiliadora y Virgen de Luna, porque un pueblo que tiene a la Virgen como madre tiene una abogada, un apoyo y una auxiliadora durante su vida”.

También recordaba a su “amigo”, el anterior párroco de San Sebastián, Juan Caballero, recientemente fallecido y del que ha señalado que “ha tenido la suerte de morir como se suele decir con las botas puestas y eso es lo más grande que le puede pasar a un sacerdote”.

El próximo sábado 27 de agosto, a las 21.00 horas, tendrá lugar la eucaristía de bienvenida del nuevo vicario parroquial, el recién ordenado sacerdote, Juan Antonio Torres Reyes, que se incorporará definitivamente a partir de septiembre.


Mientras, Antonio Rides, que en 2014 celebró sus bodas de oro sacerdotales, seguirá centrado en su labor en la Casa Salesiana de Pozoblanco. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada