Entrevista a Félix Ángel Moreno, escritor

“Los personajes de la novela se convierten en hijos literarios a los que se le coge cariño”


EMILIO GÓMEZ
POZOBLANCO


Después de varios meses de fructífera escritura, finalmente, he terminado la tercera entrega de las aventuras del inspector Homero. Parece mentira cómo, a fuerza de convivir con los personajes (el agente Pedro, la tía Maruja, Fátima, Anastasio, el comisario, el inspector), estos se convierten en seres cercanos, en hijos literarios a los que se les coge irremediablemente cariño.
Queda ahora el necesario y laborioso proceso de revisión del manuscrito para permanecer luego, durmiendo el sueño de los justos, en un cajón del escritorio. Esas líneas son de Félix Ángel Moreno en su Facebook. Son sobre su última aventura literaria, la tercera entrega de la que hablaba ayer en la Casa de la Cultura de Torrecampo.



– ¿Qué son las aventuras del inspector Homero?
– El término es un homenaje a Conan Doyle, que escribió las célebres “Aventuras de Sherlock Holmes”. En mi caso, se trata de las andanzas de Homero Pérez, un inspector oriundo de Pozoblanco, que resuelve casos en la Córdoba de principios del siglo XX. Llevó publicadas dos -Un revólver en la maleta (2012), Estaré esperando para matarte (2016)- y acabo de finalizar la escritura de otra tercera que ignoró cuándo verá la luz porque tengo que corregir el manuscrito, elegir un título definitivo y, por supuesto, buscar editorial.

– ¿Cuánto tiempo le has dedicado?
– En cada una de las novelas invierto un año, aproximadamente. Procuro escribir casi todos los días, aunque sea solo un rato.

– ¿Cómo se va resolviendo el misterio en la obra?
Estaré esperando para matarte está dividida en dos partes. En un principio, parecen dos historias independientes, pero al final de la novela se descubre la conexión entre ambas.
En la primera parte, Escila, el protagonista es Marcos Mora, el joven que se instala en Córdoba buscando trabajo. Poco a poco, el lector va conociendo los motivos de su llegada y su oscuro pasado. El inspector Homero y el agente Pedro irrumpen en la mitad de esta trama cuando se comete un crimen; la perspicacia del policía le permitirá descubrir a los culpables, lo que le llevará a emprender una carrera contra el tiempo para localizarlos antes de que consigan su objetivo.
    La segunda parte, Caribdis, sigue la estructura de la novela policíaca clásica en la que se comete un crimen en una mansión, a la que se traslada el detective para averiguar la verdad. Enseguida aparece un abanico variado y abierto de sospechosos que tienen motivos y oportunidades para cometerlo. La trama se complica con otro asesinato y provoca un giro en los acontecimientos. El policía, en un final sorprendente, desvela quién es el culpable y establece la conexión con la primera parte de la novela.

Félix Moreno durante la presentación del libro el pasado invierno. /S.R.


– Define con una frase a los personajes de su obra:
El agente Pedro: de humor senequista, es el compañero inseparable del inspector Homero. Carente de la inteligencia de su jefe, es una persona muy fiel y voluntariosa.
La tía Maruja: Mujer perspicaz y muy inteligente, es una gran conocedora del ser humano, por lo que aconseja sabiamente a su sobrino en la resolución de los casos.
Fátima: a diferencia de Maruja, es una mujer religiosa y apegada a las costumbres ancestrales.
El comisario: es el jefe de la comisaría de Córdoba. Pusilánime y débil, vive sometido a la voluntad de Anastasio. Su mayor preocupación es conservar el cargo que ocupa.
El inspector: Homero Pérez iba para experto en lenguas muertas cuando se le cruzó por el camino el comisario Alejo, quien lo convenció para que se dedicara a los muertos de verdad. Convertido ya en un joven y prometedor inspector, se enfrentó a un complicado y terrible caso en Madrid que casi arruina su carrera. Como el Ulises clásico, regresa a Córdoba, su Ítaca natal, cansado, con cuentas pendientes que saldar y con un revólver en la maleta, al que le falta una bala en el tambor. En Córdoba no encuentra su sitio en una comisaría provinciana en la que se valora, sobre todo, la mediocridad y el servilismo, por lo que suele ir “por libre”. Es un policía riguroso, que está al día de los avances científicos aplicados a la investigación criminal.

– ¿Escribir es una aventura para ti?
– Sin duda alguna, es una aventura que comienza cuando en mi cabeza bullen las primeras ideas sobre la trama, los personajes, la estructura… e ignoro todavía si aquello llegará algún día a ser una novela. Luego continúa con el proceso de escritura que es lento, laborioso, de convivencia diaria con los personajes. Finalmente, culmina cuando escribo las últimas palabras y siento la satisfacción de haberla terminado.

– ¿Cuáles son la diferencias más notables con Un revólver en la maleta?
– Sobre todo, estructurales. En la primera entrega, Un revólver en la maleta, la novela estaba dividida en dos partes y, estas, a su vez, en fragmentos intercalados entre sí, de forma que ambas historias avanzaban simultáneamente. Estaré esperando para matarte también consta de dos partes, pero ahora aparecen separadas formalmente porque son dos maneras distintas de concebir un relato policíaco.
Por otra parte, Un revólver en la maleta era una novela que presentaba un universo y unos personajes, mientras que Estaré esperando para matarte, al ser una continuación, ahonda en su psicología y permite una mayor complicidad con el lector.

– Sinopsis de Estaré esperando para matarte.
– Corre el año 1913. Marcos Mora, un joven misterioso y de pasado turbulento, acaba de llegar a Córdoba. Tras alojarse en una humilde casa de vecinos de Santa Marina, busca trabajo y procura pasar desapercibido. Sin embargo, su presencia en la ciudad coincide con una serie de violentos crímenes.
Meses más tarde, en el palacio de Moratalla de Hornachuelos, residencia del marqués de Viana, muere asesinado el conde de Ferno durante un fin de semana de caza que ha organizado el anfitrión para varios invitados ilustres, entre ellos, el rey Alfonso XIII. Hasta allí se trasladan Homero y el agente Pedro para hacerse cargo de las investigaciones. Pronto descubren que hay varios sospechosos con poderosos motivos para cometer el crimen.

Dos historias separadas en el tiempo y que, en apariencia, no tienen ninguna conexión, confluirán en un final apasionante y repleto de sorpresas que, sin duda, no defraudará ni a los amantes del género ni a los seguidores del inspector Homero que, en esta ocasión, se verá atrapado en una peligrosa aventura entre Escila y Caribdis. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada