Entrevista a Felipe Mesa, aventurero en sus ratos libres


“Hay que darle a la vida un poco de locura y que mejor siendo recortador de vaquillas”


EMILIO GÓMEZ
LOS PEDROCHES


Felipe Mesa es la gran atracción en las ferias de Los Pedroches donde hace de Recortador saltando a las vaquillas. En El Viso saltó hasta cuatro de golpe. Es un espectáculo verlo en la plaza y fuera de ella donde no se corta. Zapatero de profesión y aventurero en sus ratos libres. Todo adornado con mucho humor.

Felipe Mesa, recortador. 


– ¿Cómo está siendo el verano en la plaza?
– Emocionante. Cada vez salto mejor. Me gustaría que en la feria de Pozoblanco hicieran un concurso de Recortadores pues irían muchos a verme. Estoy que me salgo.

– ¿Como tu tupé?
– Me dicen el Niño del Tupé pero mi trabajo me cuesta.

– ¿Y eso?
– Porque me voy a quemar el pelo con el secador. Paso más de media hora para enderezarlo y darle volumen aunque hay días que no hay quien lo enderece. El tupé forma parte de mí.

– Tu estilo de tupé.
– A lo zapatero. Lo mezclo todo. Ya va bajando la mata de pelo y por eso me estoy cambiando de look con la barbita.

– También comentas mucho que eres un zapatero moderno.
– Lo soy. No voy con mandil a la zapatería. Hay que ir bien arreglado pues nunca se sabe. Me gusta arreglar las zapatillas, zapatos, tacones con alegría y glamour echando un rato agradable con el cliente. Te puedo decir que quien va a mi zapatería repite. Y muchas me piden el teléfono.

– ¿Por el tupé?
– Todo influye aunque ya me ha conquistado mi novia que es a la que quiero. Antes me decían que era el soltero de oro pero ahora soy el novio de oro.

– Te tomas la vida con humor.
– Eso digo yo. Hay que darle a la vida un poco de locura que eso es bueno. Y sobre todo reír, echando unas risas uno se cura de espantos.

– Sí, pero te la juegas en la plaza.
– Porque soy valiente. Mi madre la pobre se preocupa cuando hago de recortador. Y mi novia también lo pasa mal. Yo las tranquilizo porque controlo muy bien.



– Aparte eres atleta.
– Tengo trofeos y medallas de todo. El salto de pértiga me encanta. He sido subcampeón de Andalucía varias veces.

– ¿Lo que te has saltado también son los libros?
– Sí, con todas las letras. Como no puedo quedarme quieto, no podía estar más de cinco minutos delante de un libro.

– ¿Y torero no quieres ser?
– No. Torear, en la calle. En la plaza, recortar. No entiendo un pimiento de toros. Ni quiero. El capote para la vida.

– ¿Cuándo vas a saltar a un toro?
– Salté ya a uno de 500 kilos. Este año en Badajoz saltaré toros también. Estoy deseando de hacerlo. Me gusta esta aventura.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada